×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Usted ¿Cómo castiga a sus hijos?

Tu Municipio
Juchipila, lugar de flores hermosas
Mario Alberto Menchaca Trejo 03-10-2015 23:08 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Rocío Ramírez / Panorámica de Juchipila.
Rocío Ramírez / Árboles frondosos embellecen la plaza principal.
Rocío Ramírez / La Parroquia de San Francisco se impone frente al Jardín Madero.
Xochipillan fue el centro comercial, económico y político de mayor importancia de los señoríos que conforman la Gran Caxcana.

El significado de este vocablo náhuatl es lugar de flores nobles o hermosas.

Tuvo como primeros pobladores (aproximadamente desde 1170) a la tribu de los caxcanes, la cual ocupó parte de lo que hoy son los estados de Zacatecas y Jalisco, caracterizándose por una tendencia bélica y su táctica a la ofensiva-defensiva.

En 1530, Nuño de Guzmán y su ejército ocuparon las tierras de los caxcanes, a quienes vencieron gracias a la superioridad de las armas, pero a costa de numerosas bajas en ambos bandos.

Para 1541, Xiuhtecuhtli y Tenamaxtle se unieron en una rebelión que puso en peligro la conquista de la Nueva Galicia y de todo el virreinato.

Los caxcanes fueron vencidos en el Cerro del Mixtón, quedando destruidas las poblaciones de importancia.  
En el mismo lugar donde se encontraba la antigua Xochipillan, después de la batalla del Mixtón, los frailes franciscanos Antonio de Segovia y Miguel de Bolonia fundaron Juchipila, con una población cercana a los 6 mil indígenas.

Se considera como fecha oficial el 20 de enero de 1542, día de San Sebastián.

En la evangelización colaboraron también caballeros españoles que se avecindaron en Juchipila, entre ellos el capitán Diego Flores de la Torre, primer encomendero de esta provincia.

Durante los tres siglos de dominación española, la sociedad mestiza gozó de un ambiente pacífico.
Al estallar la lucha por la Independencia nacional, se vivieron varios enfrentamientos en la ciudad, al igual que durante la Guerra de Reforma.

Juchipila se convirtió en municipalidad en 1824.

En 1862, la población fue sitiada por el reaccionario Antonio Aedo. La plaza fue defendida por el jefe político Feliciano Yáñez, durante ocho días, culminando con la llegada de los guardias nacionales de Tlaltenango, Colotlán, Huanusco y Villanueva, así como del jefe político de Taltenango,  Gregorio Velázquez Román.
 
Ocho años después, en abril de 1870, Mariano García de la Cadena, con 200 hombres, atacó esta plaza, siendo derrotado por las fuerzas defensoras a las órdenes del jefe político y comandante militar, Brígido Rodríguez.

En 1908, un numeroso grupo de ciudadanos del municipio encontró la manera de ponerse en contacto con Francisco I. Madero y surgió el Club Antirreeleccionista de Juchipila en contra del gobierno de Díaz, ganando Madero las elecciones en esta población.

Con información de la Monografía de Juchipila, de Raúl López Robles.

Leyenda

La dama de blanco
Cerca del barrio de San Sebastián existe un arroyo por donde hace algunas décadas, muy pocos, quizá sólo los más valientes, se atrevían a transitar.

Dicen que en este lugar se aparecía un maligno espíritu, identificado por quienes lo veían como el mismísimo Lucifer. 

Las apariciones infernales tenían lugar durante casi todas las noches del mes de octubre.

Los ladridos de los perros delataban los movimientos de una sombra entre los oscuros caminos, iluminados únicamente por las estrellas y una que otra lámpara.

A lo lejos, podía apreciarse a una dama de elegante porte, vestida de blanco, que después de un rato de rondar  por las calles, terminaba paseando por la orilla del arroyo.

En una ocasión, dos compadres salían de una fiesta muy  tomados, cuando vieron a la hermosa mujer.

Sin pensarlo, fueron a seguirla. Cuando llegaron al arroyo, se dieron cuenta de que su cara era la de un demonio descarnado, que con los senos descubiertos les dijo: “¿Tienen hambre? ¡Tomen su cena!”  Los compadres salieron corriendo y a causa del susto hasta lo borracho se les quitó.

Platillos típicos

Un cúmulo de recetas ancestrales de Juchipila están a punto de desvanecerse o ya no forman parte de la memoria de las nuevas generaciones. Algunos de los platillos típicos más recordados de la región son:

Turco: Carne de res de primera, sin grasa ni nervios, molida en el metate, a la cual se le pone dulce de piloncillo, clavos y canela.

Se separan porciones en forma de gorda y se mete al horno. Se acostumbraba servirlo en los banquetes más importantes.

Gorditas de garambullo: Los frutos de un cactus llamado garambullo se revuelven en el nixtamal, la masa obtenida se moldea con las manos en forma de gorditas, luego se cuecen en el comal. Se sirve durante el almuerzo.

Atole de mezquite: Bebida antiquísima que se acostumbra en las rancherías. Se elabora cociendo las vainas del mezquite, luego se disgregan junto con el líquido, se cuelan en cedazo quedando un líquido sumamente espeso.

Pocholes: Tortitas de chile y carne alargada, hechas a mano de metate y doradas en el comal. Se acostumbraba acompañarlos con un jarro de atole blanco y un mordisco de dulce de piloncillo.

Pollo a la cazuela: Debe estar bien guisado con manteca, cebolla y sal. Se acompaña con salsa de jitomate preparada con el caldo del pollo, cebolla picada, orégano y papas pasadas en manteca.


Los pocholes se comen con dulce. (Cortesía)

Ubicación

Visita obligada


El Cerro de las Ventanas es un sitio arqueológico que comprende más de 140 hectáreas. La ocupación caxcana inició entre el 700 y mil 200 de nuestra era y perduró hasta la llegada de los españoles. Se han descubierto estructuras del centro ceremonial como la Plaza de los Dos Altares, la Gran Pirámide y algunos entierros. (Imagen)


Amoxóchitl está a 4 kilómetros de la cabecera. Sus pintorescas casas de adobe y teja rodean la pequeña capilla del siglo 19 dedicada a la Virgen Dolorosa, en cuyo atrio aún se observan los vestigios del cementerio. (Rocío Ramírez)


En el Jardín Madero abundan árboles que dan una agradable sombra. Aquí reside la estadua de Xochipilli, el dios del maíz, el amor, la belleza, las flores y las artes. (Rocío Ramírez)


La Plaza Benito Juárez está sobre la calle Mixtón.Tiene un quiosco con elementos decorativos afrancesados. Lugar predilecto para el esparcimiento y el descanso. (Rocío Ramírez)

Festividades


A Xochipilli lo recuerdan en junio. (Rocío Ramírez)

El tercer domingo de enero comienza la Feria Regional de Juchipila, llamada también Feria de Enero, en honor al mártir San Sebastián; a la par se conmemora la fundación de la ciudad.

Antiguamente, era celebraba en la comunidad donde se construyó la primera capilla,  hasta que la fiesta fue trasladada a la cabecera municipal.

En Semana Santa se realizan los actos que marca la liturgia y se veneran hermosas imágenes de la Pasión que están en la Parroquia.

Muchas comunidades veneran a la Santa Cruz, siendo la fiesta más notable en El Remolino, el 3 de mayo, mientras que en otros sitios la fecha es movible.

Una de las celebraciones más importantes y antiguas  en el municipio es el Xúchitl, fiesta que combina el catolicismo con elementos prehispánicos.

Cerca de la fiesta del Corpus Christi, una caravana se traslada festivamente a lo largo de la población hasta el palacio municipal, donde el alcalde recibe un pastel.

Con ello da inicio al Xúchitl, que consiste en un baile para ofrendar flores y cera al Santísimo Sacramento; anteriormente eran para Xochipilli.

Entre las danzas más populares se encuentra la de Los Tastoanes, en honor a Santiago Apóstol y es típica de la región.

El personaje

José Antonio Abundio de Jesús Rosales Flores: El personaje de mayor trascendencia en la historia de Juchipila es  este militar, quien nació en esta población el 11 de julio de 1822.

Fue un militar que participó en la Guerra de Reforma y en la Segunda Intervención Francesa en México, y durante estos conflictos fue nombrado gobernador de Sinaloa. Murió en combate en Álamos, Sonora, en 1865.

Estudió en el Seminario Conciliar de Guadalajara y en 1846 se integró a la Guardia Nacional para combatir a  los norteamericanos.

Radicado en Culiacán, fue secretario del Gobierno de Sinaloa (1856-1857). Por su participación en incontables batallas, fue ascendido a general por el presidente Juárez.

Desde 1923 sus restos descansan en la Rotonda de los Hombres Ilustres de la Ciudad de México.

El gobierno del estado de Sinaloa erigió una estatua en su honor en el Paseo de la Reforma.

El militar fue ascendido a general por el presidente Benito Juárez. (Cortesía)

Ciudadanos ilustres

Brígido Rodríguez: Primera autoridad del Partido de Juchipila, que en 1863 defendió con honor la ciudad de la amenaza del coronel Santiago Castellanos, conservador jefe de la Brigada de San Luis. 

Griseida Portugal de Enríquez: Sirvió con entusiasmo a la causa revolucionaria en 1910.
 Entabló comunicación con los hermanos Flores Magón y con la familia de Francisco I. Madero, formándose con hombres del Club Antirreeleccionista. 

Leobrado Reynoso Gutiérrez: Destacado político desde 1932, desempeñando el cargo de diputado y senador en el país en varios periodos.

Gobernó el estado de  Zacatecas de 1944 a 1950.

Asimismo, fue embajador de México en países como Portugal, Guatemala y Dinamarca.

Edificios históricos


Casa de Cantera

Construida a finales del siglo 19, albergó a la Academia de Comercio, a la secundaria Leobardo Reynoso y a la preparatoria José Rodríguez Elías. Actualmente es sede de una biblioteca y del Instituto Municipal de Cultura. (Cortesía)


La casa de Villa
Tiene gran importancia histórica para el municipio, pues se dice que el cura Miguel Hidalgo y Costilla se hospedó en ella en 1811, por lo cual se sabe que tiene más de dos siglos de existencia. (Rocío Ramírez)


San Sebastián
Capilla en la comunidad más antigua del municipio, establecida por los franciscanos Antonio de Segovia y Miguel de Bolonia. La constituyen grandes paramentos de reminiscencias renacentistas. Cuenta también con un panteón donde se aprecian tumbas labradas en cantera. (Cortesía)


Parroquia de San Francisco de Asís
Adyacente al Jardín Madero, la obra material comenzó en el siglo 18. La fachada es de cantera rosa, tiene una sola torre-campanero y carece de atrio. La planta es de cruz latina y la decoración interior es neoclásica. (Rocío Ramírez)