×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Tu Municipio
Jiménez del Teul, tierra estratégica de La Conquista
Ponciano Guevara 11-07-2015 22:39 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Cortesía /
Cortesía / Eestá enclavado en la Sierra Madre Occidental, por lo que está formado por mesetas, cañones y sierras.
Ponciano Guevara / El jardín lleva el nombre del conquistador Miguel de Caldera.
Cortesía / San Andrés es el santo patrono.
San Andrés del Teul fue fundado el 1 de octubre de 1591 por tlaxcaltecas e indios zacatecos pacificados.

El poblado fue el más importante de las seis colonias fundadas por los guerreros en Mesoamérica, debido a su ubicación estratégica.

Ello fue posible gracias a la diplomacia del capitán Miguel de Caldera, quien con diálogo y regalos logró pacificar a los aguerridos habitantes de la Gran Chichimeca.

Entre marzo y abril de 1590, Miguel Caldera hizo un largo recorrido por dicha región y llegó a San Andrés.

En la reducida colonia de mineros dialogó con los indios establecidos en la sierra y les entregó maíz y ropa, cumpliendo la orden que tenía del virrey.

De los casi mil tlaxcaltecas que colonizaron el norte, los que fundaron San Andrés del Teul venían del señorío de Ocotelulco.

Salieron de Tlaxcala el 6 de julio de 1591 y al frente de la columna de conquistadores estuvo el noble Lucas de Montealegre.

El ataque a la colonia de San Andrés
El 17 de abril de 1592, justo antes del amanecer, una alianza de indios de las montañas atacaron a los habitantes de San Andrés del Teul.

En este enfrentamiento murieron 60 tlaxcaltecas y casi 100 indios pacificados.

Después de que concluyó, el franciscano fray Juan de Herrera trasladó a los sobrevivientes a Chalchihuites y allá fundaron la Nueva Tlaxcala, hoy Barrio Jalisco.

La pacificación de este levantamiento estuvo a cargo del propio Miguel de Caldera.

El investigador Philip W. Powell asegura que se capturó aproximadamente 200 indios rebeldes, que fueron enviados a Zacatecas para ser juzgados.

En su traslado fueron escoltados por soldados de la Corona y 362 indígenas aliados.

Cuando todo se pacificó, parte de los colonos regresaron a San Andrés y así inició la vida de este pueblo.

Asentamientos
Para acceder a colonizar el norte, los tlaxcaltecas lograron ciertos acuerdos con el virrey, conocidos como Las Capitulaciones.

Una de ellos, el sexto, dice: “Que las tierras y estancias, que se les dieren, y repartieren a los tlaxcaltecos, así para particulares, como para su comunidad, no se les puedan quitar por despobladas”.

Durante dos siglos, los tlaxcaltecas gozaron de cierta autonomía, pero tuvieron varios litigios con europeos que violando esa capitulación, se establecían en tierras de San Andrés del Teul.

Con la independencia y el federalismo, los habitantes del poblado perdieron su autonomía y ciertos privilegios político-legales.

El 18 de noviembre de 1824 se promulgó la primera Constitución Política del Estado de Jalisco y se decidió que San Andrés del Teul pasara a integrar el cantón de Colotlán.

En esta fecha, el lugar es elevado a la categoría de ayuntamiento.

Para el 13 de marzo de 1837, una nueva legislación introduce cambios en la estructura territorial del estado, de manera que desaparecen los cantones y se erigen como distritos.

Al distrito de Colotlán pertenecían los siguientes ayuntamientos: Huejúcar, Mezquitic, Huejuquilla el Alto y San Andrés del Teul.

Con la Constitución del 5 de febrero de 1857, San Andrés del Teul y La Nueva Tlaxcala de Chalchihuites, pasan a pertenecer al estado de Zacatecas.

El nombre oficial de la cabecera municipal es San Andrés del Teul desde el 9 de noviembre de 2003.
Para aprobar esa propuesta en el ayuntamiento, se consultó a una muestra representativa de los habitantes y se llevó un registro de sus firmas en el libro de las crónicas.

Festividades

Días previos al Miércoles de Ceniza se llevan a cabo las Fiestas de Carnaval, que surgieron en 1993, como una actividad paralela a la costumbre en Chalchihuites de arrojar harina al rostro de las personas.

Sin embargo, al resultar algo peligrosa para las personas mayores, en la actualidad esta celebración se está convirtiendo en una gran fiesta municipal.

Tradición única
Si se quiere vivir una Semana Santa única, hay que visitar Jiménez del Teul, pues se lleva a cabo La Judea, tradición de origen indígena llena de mucho colorido.

“Esta tradición única en el estado, encierra un halo de misterio que pocos llegan a entender. Al desarrollarse la festividad, las calles se tornan en un multicolor río de personajes y se develan datos que atrapan poco a poco al espectador y a los participantes”, cita en su libro La Judea, Asaf Guevara Sánchez.

En esta tradición. también única en el país, se mezclan actos de los rituales cristianos de la Iglesia Católica con los indígenas.

Niño Jesús
Después de la Semana Mayor, los fieles devotos del Santo Niño de Atocha de la parroquia de San Andrés Apóstol, realizan la hazaña, única que existe, de recorrer a pie 150 kilómetros al santuario del Santo Niño de Plateros.

Esta tradición, según se conoce hasta ahora, tiene una antigüedad de casi 150 años.

Hay tres imágenes del Santo Niño que durante todo el año recorren la totalidad del territorio de la parroquia de San Andrés Apóstol y en cada comunidad que visitan, hay una fiesta; en muchos casos, en los hogares que visitan, también se le hace su fiesta.

La celebración más importante es el segundo domingo de marzo en la sede parroquial; después, se espera que termine la Semana Santa para realizar la peregrinación hacia el santuario, en Fresnillo.

El 9 de octubre se vive la fiesta en honor al Santo Niño de Jacalitos en la cabecera municipal. 

Es una imagen muy milagrosa de acuerdo a sus devotos, que cada vez que es necesario la visitan. 
Actualmente, la familia Saldaña Álvarez es la que se encarga de conservar esta tradición y de hacerle su fiesta.


EL SANTO NIÑO DEL JACALITO se venera el 9 de octubre. (Cortesía de Ponciano Guevara)

Fiesta patronal
Cuando se acercan los últimos días de noviembre, ya se tiene todo listo para la fiesta en honor a San Andrés Apóstol.

El 21 inicia el novenario y las peregrinaciones de toda la comunidad parroquial.

El ambiente a fiesta empieza semanas antes con la presentación de las candidatas a reina.

La elección de la soberana puede ser el día 24 o 25 de noviembre, a fin de que el 1 de diciembre inicie en forma la fiesta patronal, con música, bailes, coleaderos, gallos, actividades culturales, teatro del pueblo y otros eventos.

Leyenda

La maldición del cura
Se cuenta que hace muchos años en San Andrés estuvo un cura.

En ese entonces, los indios tenían sus minas y los españoles necesitaban de su permiso para trabajarlas.
El padre convenció a los indios para que él se encargara de administrarlas y de algún modo los convenció para que ellos mismos las trabajaran.

Al principio todo iba bien, pero luego los empezó a tratar como esclavos.

Dicen que estas minas daban mucho oro, pero descontentos porque se les pagaba poco, los indios le quitaron las minas al cura y todos armados lo hicieron correr e impidieron que se llevara algo.

Lleno de coraje, se cuenta que el padre subió al cerro blanco y maldijo a todas estas tierras diciendo que no habría más minerales y que nadie más podría sacar la riqueza de este pueblo.

Para desencantar esas minas y a todo el pueblo, porque todo está encantado, hay que traer a un sacerdote y a 12 doncellas y meterlas a la mina. Deberán orar por más de una hora para romper con la maldición y así lograr que regrese la prosperidad.

Ubicación

Platillos típicos

Pan ranchero:  Toda persona que visite Jiménez del Teul debe probar el sabroso pan ranchero; segura quedará prendido de su sabor. Es elaborado a mano y cocido en hornos artesanales fabricados de adobe.

Se acompaña con café o un atole de maíz quebrado, pero en los últimos años, la combinación más exquisita es con un refresco de cola.


(Cortesía de Ponciano Guevara)

Barbacoa de hoyo: La barbacoa es tal vez uno de los platillos típicos de todo México, pero lo que  la hace diferente en el municipio es su preparación:

En un hoyo se enciende el fuego  de leña de encino; cuando ya está al punto, se le agregan piedras negras que no se quiebren o truenen con el fuego.

Cuando las piedras empiezan a ponerse al rojo, se coloca la paila con la carne debidamente preparada con todos sus condimentos y se tapa con una manta,  hojas de maguey y una lámina metálica, luego se cubre totalmente con tierra.

Se deja toda la noche y al día siguiente se saca cuando ya se va a servir. Esta delicia  nunca puede faltar en los festejos.


(Cortesía de Ponciano Guevara)


(Cortesía)

Visita obligada


(Cortesía de Ponciano Guevara)

En La comunidad El Carrizo hay un bello espacio de aguas termales y una pequeña presa con bastante espacio para nadar. Están a 21 kilómetros de la cabecera.


(Cortesía de Ponciano Guevara)

Cailagua es el lugar ideal para comer un fin de semana con la familia y nadar en el río.


(Cortesía de Ponciano Guevara)

A 35 minutos al poniente de la cabecera, un maravilloso paisaje de bosques de coníferas lo espera. Este espacio regala magníficos momentos de relajación.

Se dice que las aguas termales El Obispo son curativas, pues con solo una hora en ellas se quitan varias dolencias que ni médicos han podido tratar.

Ciudadanos ilustres

Manuel Venegas: Fue el Chucho El Roto de San Andrés del Teul y de la región.

Quitaba a los ricos lo que tenían para luego ayudar a los pobres. Su vida estuvo llena de aventuras en toda esta región desde Fresnillo,  Durango, Valparaíso y hasta en estado de Nayarit.

Manbuel G. Ávila: Presidente municipal de 1927 a 1929.

Durante la Guerra Cristera, y en el destierro, fungió como presidente municipal, secretario de actas y juez del registro civil. Gracias a él, se evitó la pérdida total del Archivo Histórico y de los libros del Registro Civil.

Manuel Vicente Moreno: Párroco de San Andrés de agosto de 1932 a enero de 1955.

Después de las fuertes lluvias del invierno de 1925, que dejaron varias casas y el sistema de canales de riego destruidos completamente,  y con el destierro de los habitantes debido a su participación activa en el movimiento cristero, San Andrés del Teul estaba casi en ruinas. Fue el padre Moreno quien con su gran entusiasmo contagió a los abatidos habitantes a levantarse nuevamente  para reconstruir el pueblo.

El Padre Morenito como lo llamaba la gente, nació el 19 de agoste de 1880. En enero del año 1955 es llevado con urgencia al hospital y muere en Aguascalientes el 23 de enero de 1955.

Evalia Herrera Herrera: Ve la luz primera el 10 de marzo de 1908. Su labor como docente la inicia a los 17 años.

En 1928 regresa  a la Escuela Primaria  Melchor Ocampo.

Trabaja 120 años al servicio de la educación. Muere el  17 de julio de 2002.

El personaje


Peleó a lado de los Dorados de Villa. (Cortesía de Ponciano Guevara)

Gregorio Espinoza Sifuentes: Nace en el rancho Acatita de Jiménez del Teul, el 17 de diciembre de 1897.

A los 14 años se une a la Revolución, a las fuerzas de Antonio Amaro, que tomaron San Andrés en 1911.

Luego, se va a Durango y se une a la División del Norte y combate al lado de los Dorados de Villa hasta el final del movimiento.

No se sabe la fecha exacta de su regreso a su terruño, pero al hacerlo tuvo participación activa en la fundación del primer ejido en el municipio.

Gregorio Espinoza comenzó con las gestiones para la dotación de tierras para ejidos.

El primero que se creó fue el San Andrés y su fundo legal estuvo durante un año en el barrio Tlalcozáhuatl; los trámites legales iniciaron en 1930 y sus primeras reuniones fueron en este barrio.

Antes de ser fundado el Ejido San Andrés, el hacendado de El Refugio ofreció fracciones de terreno a personas del municipio, pues pretendía venderles a bajos precios y así lograr que su hacienda no fuera afectada por la Ley de Ejidos.

Gregorio Espinoza fue uno de los primeros que aceptó, pero por alguna razón, cambió de parecer y con un grupo de personas, decidió fundar el ejido.

Cuentan que cuando iban a recibir sus tierras, él marchaba al frente montando un caballo blanco y su gente, montados en burros o a pie; todos iban muy bien armados, porque  el hacendado tenía pistoleros para combatir a los ejidatarios.

La valentía de este hombre sirvió de ejemplo para la creación y fundación de los ejidos de El Potrero y Atotonilco. Perece de muerte natural en 1976.

Edificios históricos


(Cortesía de Ponciano Guevara)

Presidencia municipal
El edificio fue originalmente hecho de piedra, pero a falta de recursos para darle mantenimiento, sufrió varios derrumbes. Tuvo que ser restaurado con base en técnicas modernas de construcción, perdiendo gran parte de su pasado, como las vigas de madera de los techos.


(Cortesía de Ponciano Guevara)

Templo dedicado a la Purísima Concepción
La iglesia fue construita totalmente de con piedra, inclusive  carece de paredes de adobe, como solían hacerse. Se encuentra en la comunidad de El Potrero.


(Cortesía de Ponciano Guevara)

Templo parroquial
El recinto fue construido en varias etapas, pues San Andrés del Teul no tuvo la abundancia de los sitios mineros, debido a que fue un pueblo de indios con costumbres diferentes.