×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Tu Municipio
Jalpa, dos veces conquistado por la Corona
Pascual Gómez 24-10-2015 23:42 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Rocío Ramírez /
Rocío Ramírez / El templo principal está dedicado al Señor de Jalpa, aunque en un principio fue pensado para Santo Santiago.
Rocío Ramírez / Presidencia municipal.
Rocío Ramírez / En abril de 1530 fue su primera fundación.
En el siglo 11 la tribu tecuexe poblaba Jalpa; sin embargo, al llegar los caxcanes conquistaron el territorio y los naturales se retiraron rumbo a Cuquio y Yahualica, que pertenecen a Jalisco.

La llegada de los españoles sucedió en la semana de Pascua, el 3 de abril de 1530; Francisco Verdugo y Cristóbal de Barrios fueron los primeros expedicionarios, tras la orden de Nuño Beltrán de Guzmán.

Ese día ocurrió el primer contacto de los caxcanes con los hombres europeos, aunque los naturales no se resistieron.

En 1540, el gobernador interino de la Nueva Galicia, Cristóbal de Oñate, dio la primera encomienda de Jalpa a Diego Hernández de Proaño.

Al ver la crueldad del encomendero, los habitantes, junto con su cacique Petacatl, corrieron a Hernández de Proaño y se sublevaron en la famosa Guerra del Mixtón.

La rebeldía de los caxcanes fue sofocada con la llegada del primer virrey de España, Antonio de Mendoza, quien puso en paz a los naturales y el 1 de enero de 1542 fue refundado y conquistado el lugar.

La palabra Jalpa es de origen nahuatlaca, Xalpa, y significa lugar sentado sobre la arena.

Este sitio también se llamó Santiago de Xalpa, aunque retomó su nombre original al triunfo de la Independencia.

El 28 de marzo de 1824, dejó de pertenecer a Juchipila  para anexarse al partido de Villanueva y el 20 de diciembre del mismo año quedó como cabecera de municipalidad.

Sus principales fuentes económicas son la agricultura y la ganadería, pero su suelo produce plata, estaño, plomo, cobre y pequeñas porciones de oro, al grado que la mayoría del México Independiente se le llamó Jalpa Mineral.

Actualmente produce manganeso, espato flúor y un nuevo mineral llamado jalpitate, así como otros minerales no metálicos.

Ubicación

Visita obligada


En el Barrio La Mezquitera está la Casa de Piedra, hogar de Jovita Serna, quien le ha dado un diseño sinigual con la piedra geoda. Tiene esculturas como El Infierno y la gloria, El cielo y El santuario. Además, posee una gran exposición de cactus. (Rocío Ramírez)


El Museo Comunitario resguarda fósiles de animales y árboles petrificados hace unos 12 mil años. Conoce sus cuatro salas. (Cortesía)


La Plaza Aréchiga es el punto de reunion de todos los jalpenses. Es testigo de grandes acontecimientos, como la Toma de Jalpa en 1914. (Cortesía del Museo Comunitario de Jalpa)



En el siglo 16 fue construida la Hacienda San Andrés, ubicada adelante del camino a la comunidad San Vicente. Fue una hacienda ganadera, especializada en toros de lidia. Ahora es Unidad de Manejo Ambiental. (Rocío Ramírez)


Se dice que donde está el Santuario de la Virgen de Guadalupe los caxcanes tenían un adoratorio y al cerro le llamaban Cuahítepetl, que significa nido de águilas. El templo fue construido en 1880. (Rocío Ramírez)

Festividades


Los Tastuanes son sometidos por el Santo Santiago, primer patrono de Jalpa. (Cortesía del Museo Comunitario de Jalpa)

La celebración más importante inicia con dos romerías al Santuario de la Virgen de Guadalupe; la primera, el 12 de diciembre y la segunda, el día 19 y en la que más personas participan.

Así comienza la feria, en la que se elige a una reina, hay corridas de toros, espectáculos en el Teatro del Pueblo, bailes populares y juegos mecánicos, entre otras cosas.

Entre las fiestas más significativas del municipio está la del 1 de enero, ya que se muestra la devoción al Señor de Jalpa, Cristo de la época colonial que fue entregado por los frailes Antonio de Segovia y Miguel de Bolonia en 1542.

Al llegar julio, se prepara una arraigada tradición, a fin de representar el sometimiento de los caxcanes y su evangelización por los franciscanos.

Las actividades son en honor al Santo Santiago, primer patrono de Jalpa, y representan la lucha entre moros y cristianos mediante los característicos tastuanes, que se enfrentan al santo.

Además, se emulan la batalla del Mixtón, que ha sido llamada por la gente como la Guerra de los Tunazos, ya que se integran dos bandos, uno de solteros y otro de casados, y se arrojan tunas sin pelar.

Al final, pasean la imagen del santo por el campo de batalla.

Este teatro- danza se hace en tres comunidades: Los Santiagos, Tuitán y Palmillos el 25 de julio de cada año.


La Virgen es visitada cada diciembre por miles de personas. (IMAGEN)

Edificios históricos


Templo de San Antonio
Comenzó a construirse en 1897. Está en lo que se conocía como Barrio de Arriba, ahora San Antonio. La plaza adjunta es sede de eventos culturales. (Rocío Ramírez)


Quiosco
Es casi imposible pasear por la Plaza Aréchiga y no admirar la belleza de esta joya edificada a principios del siglo 20 por el cantero y arquitecto empírico, Emiliano Pilar. (Rocío Ramírez)


El Antiguo Nido de Águilas
La tienda fue una de las más antiguas de Jalpa,  inició en 1904 y ofrecía desde productos básicos hasta  cambio de dólares. Cerró hace más de un año. (Rocío Ramírez)


Templo parroquial
Data del siglo 17 ;  en la parte superior tiene  un monograma que no ha podido ser descifrado. En su sitio estaba un templo construido por indios a Santo Santiago. (Rocío Ramírez)

Platillos típicos

Temacacha: Constituye un alimento distintivo de los jalpenses, ya que no se tiene conocimiento de su consumo en otro lugar, por los menos del estado. Se cree que los caxcanes lo comían.

La temacacha es una hierba que solo se da en primavera, pero los retoños son los que se cocinan y consumen en otoño.

Se puede conseguir en el monte y la flor es una leguminosa de la misma familia del guaje.

Hay que lavarlo bien, se cuece  y después se le agrega jitomate, cebolla y chile verde. Se sirve muy caliente y se pone limón.

Es conocido como menudo verde, alivia las resacas y se dice que tiene propiedades curativas.

Tamal de elote: Se rebana el elote, se muelen los granos y amasan con sal o azúcar. Se enredan en hojas del mismo elote para luego ponerse a cocinar.

Tacos dorados: Al dar un paseo nocturno por las calles de Jalpa encontrán establecimientos de tacos dorados, más de 100 en toda la cabecera municipal. Los hay de papa y de carne.

Dulces: Gran aceptación ha tenido en la región y en el extranjero la fabricación del famoso dulce de leche con coco, que se produce desde hace varios años. En la actualidad se unen a este delicioso postre el ate y la barra de guayaba.

Gato: Es una bebida semejante al tejuino, pero se elabora a base de mezquites, que al fermentarse crean esta bebida alcohólica que se produce por algunas familias de la comunidad de Palmillos, misma que se utilizaba en las fiestas de los tastuanes.


La temacacha es una leguminosa. (IMAGEN)

Leyenda

El padre que perdió las hostias 
Se cuenta que por el año 1900 se oficiaba misa los 12 y 19 de cada mes, costumbre que persiste.

El padre, para llegar a tiempo a la misa de 6 de la mañana, se despertó como eso de las 4 y decidió irse a pie hasta el santuario. Para subir al cerro se iluminó con una cachimba.

Por la premura del tiempo decidió subir por las travesías, veredas que van por en medio del principal camino.

Al llegar a la tercera, la más empinada de todas, se le atoró la sotana en un huisache, perdió el equilibrio y cayó de bruces tirando por un lado la cachimba y por otro el copón donde llevaba las hostias sagradas.

Apurado, el padre trató de recogerlas, pero con la oscuridad pisó alguna de ellas confundiéndose con la tierra suelta del camino.

Pasando el tiempo, el padre murió, y al llegar al cielo Dios lo recibió diciéndole que lo único que le faltaba para alcanzar el paraíso en plenitud era regresar por las hostias que había perdido en el Santuario de Jalpa.

Cuentan los abuelos que por el camino y las travesías al templo se ve una lucecita de cachimba que sube y baja toda la noche y que es el padrecito buscando afanosamente las hostias para recuperar el cielo prometido.

Si tiene curiosidad por ayudarlo, lo esperamos en Jalpa para que suba al Santuario a media noche y salvar su alma.

El personaje

Ramiro Pilar Flores: Nació el 23 de octubre de 1922. Sus hijos reconocen que era excelente esposo y padre, además de buen vecino, puesto que a todos ayudaba.

La prueba fue su sepelio, pues fue acompañado por cientos de personas y los danzantes, sus compañeros, no pararon durante todo el velatorio.

Ramiro inició en este arte en los 60. Comenzó con una danza de Calvillo, aunque llevó el gusto y lo aplicó en su terruño. Danzó en todas sus colonias y comunidades; fueron alrededor de 200 los  jóvenes que aprendieron a danzar gracias a él, a muchos los apoyó económicamente para tener su traje. El gobierno municipal reconoció su trayectoria en 2002.

Falleció a los  90 años, el día de la Virgen de la Asunción, fiesta celebrada en Aguascalientes, a la cual a le gustaba asistir.


Su nobleza y habilidad para la danza destacaron. (Cortesía del Museo Comunitario de Jalpa)

Ciudadanos ilustres

Petacatl: Se desconoce su fecha de nacimiento. Fue el último cacique caxcán de Xalpa. Participa activamente en la Guerra del Mixtón, junto con Tenamaxtle en 1541.

Jesús Aréchiga Mojarro: Nace en Jalpa el 16 de noviembre de 1843. Muy joven se une a las filas liberales, por lo que participó en la lucha contra los conservadores y al  producirse la injusta intervención francesa, combate a las huestes extranjeras y a los malos mexicanos en Calpulalpan, Tlaxcala, junto al general Jesús González Ortega.

Destaca por su arrojo y valentía uniéndose a la brigada Patriotas del Sur, bajo las órdenes del general Trinidad García de la Cadena, donde  aprende las estrategias para la lucha armada.

Se le adjudica la muerte de dicho general, después de un complot planeado por Porfirio Díaz, quien ordenó la muerte de García de la Cadena. Este hecho ha ocasionado que no sea valorado como se merece.

Durante la Revolución, el general Aréchiga es removido de la Secretaría de Guerra y Marina por considerase poco confiable y exagerado, tras informar del movimiento.

Un mes después es tomado Zacatecas en 1914 y cae el Huertismo. Después de este hecho se retira a la vida privada.  A él es dedicada el tema que hoy es  la Marcha Zacatecas. Muere  en la ciudad de  Zacatecas el 16 de julio de 1923, víctima de una gastroenteritis.

J. Isabel Robles: Nace en 1891, el 26 de diciembre. Después de estudiar la primaria se inscribe en el seminario de Zacatecas, que abandona en 1909 para después  reunirse con su familia en Torreón, Coahuila.

A pesar de sus simpatías hacia el maderismo, no participa en el movimiento armado de 1910. Se une a Venustiano Carraza en su ataque a Torreón, sin lograr apoderarse del lugar. Luego, se incorpora a las fuerzas de Francisco Villa, siendo de los primeros integrantes de la famosa División del Norte.

No participa en la batalla del 23 de junio por encontrarse convaleciente después de las tomas de Torreón y San Pedro de las Colonias, Coahuila.

Durante la Convención de Aguascalientes es designado secretario de Guerra y Marina del gobierno emanado de ésta. Muere fusilado en Oaxaca el 2 de abril de 1915.