×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Tu Municipio
Genaro Codina, homenaje a un ilustre zacatecano
Bernardino García 17-10-2015 19:48 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Archivo / (Cortesía del Ayuntamiento de Genaro Codina.
Cortesía / El Jardín Principal se encuentra en el corazón del poblado.
Archivo / El Templo Parroquial está dedicado al santo patrono, San José. (Cortesía del Ayuntamieno de Genaro Codina)
Cortesía / Templo del Niño de las Cumbres, muy venerado en el lugar.
Cortesía / El juzgado adorna el centro de la cabecera.
El territorio que hoy ocupa Genaro Codina formaba parte de la Nueva Galicia.

Se fundó en 1543 como Santh Joseph de la Isla, mediante cédula real del virrey de México, Antonio de Mendoza, conde de Tendilla, al repartir tierras a los naturales del lugar, los zacatecos.

El documento fue expedido en Toledo, España y ratificado en 1609, cuando era virrey Luis de Velasco.
Juan de Tolosa fue el primero que recorrió las tierras, al igual que el sitio llamado Montegrande, propiedad del minero y conquistador Baltazar Temiño de Bañuelos.

Después de la colonización, un grupo de tlaxcaltecas, que habían llegado con los españoles, se asentó en el lugar.

Pese a la cédula real, los mineros invadieron las propiedades entregadas a los naturales, por lo que redujeron el poblado a una legua.

Esta situación siguió hasta 1725, año en que se volvieron a hacer las medidas para respetar las asignadas por el virrey.

Las primeras familias españolas llegaron de Castilla; sus miembros eran Juana María Gamboa y Jaramillo, Hilario Pichardo, Pedro García Palomino, María Peguero, Julián García y José Caballero.

Desde 1593, el poblado fue elevado a congregación municipal; sin embargo, por conflictos con la Audiencia de la Nueva Galicia y el Cabildo de Zacatecas no se cumplió.

Fue hasta el 29 de octubre de 1833 que se hizo válida, tras cumplir con el número de habitantes.
Meses antes de consumarse la Independencia de México, en San José de la Isla se proclamó el 22 de julio de 1821, bajo la autoridad de Lino Hernández.

Durante la Guerra de Reforma se pidió al entonces alcalde, Doroteo José Castro, un grupo para combatir a los conservadores.

Al no conseguir voluntarios, decidió integrarse al llamado Ejército de los Liberales de Jesús González Ortega.

Murió heroicamente en el combate del 26 de noviembre de 1859, en la Hacienda de la Concepción, Sombrerete.

En 1861 el municipio es denominado San José de la Isla y Castro.

La Sierra Fría fue el acceso y guarida de revolucionarios como Luis Moya, Crispín Robles y Elías Esqueda.

San José fue el paso hacia la capital zacatecana para atacarla el 8 de abril de 1911, Domingo de Ramos.
 
En 1914, cuando se preparaba la Toma de Zacatecas, Dionisio García y Mauro R. Saucedo se desplazaron por la sierra hasta Zacatecas, obligando  a los federales a distraer parte de sus fuerzas para perseguirlos, a fin de liberar el movimiento de corporaciones más numerosas.

En 1926, el municipio fue testigo del fusilamiento de cristeros, comités agrarios, soldados y civiles.

El 31 de diciembre de 1957, por el decreto 237, San José de la Isla cambia su nombre por el de Genaro Codina, en honor al creador de la Marcha Zacatecas, considerado el segundo himno nacional mexicano.

Visita obligada


La Hacienda de Candelaria fue un importante centro de trabajo a partir de 1712, al ocupar a cientos de empleados. Quedó en ruinas después de la Revolución. (Cortesía de la Crónica Municipal)


Las Cuevas es otro sito histórico, ya que aquí se libraron varias batallas durante la Guerra Cristera, en las que hubo pérdidas tanto de católicos como de militares federales. (Cortesía de la Crónica Municipal)


Hermosos paisajes regala la Sierra Fría, mediante sus misteriosos caminos e imponentes vistas panorámicas. Sus peñascos son testigos de movimientos como la Revolución.  (Cortesía de la Crónica Municipal)


La Presa del Chorro fue de las primeras obras de los españoles para el riego de huertas y fundición de metales. Su construcción data de 1763. Se encuentra al centro de los ríos Chico y Grande. (Cortesía de la Crónica Municipal)


El Balneario Ojo de Agua ofrece albercas para adultos y niños. Tiene una palapa para banquetes y fiestas, así como asadores para preparar carne. (Cortesía de la Crónica Municipal)

Ubicación

Platillos típicos

Ingredientes especiales: Para dar un mejor sabor a los platillos más tradicionales, y que sea muy original, en Genaro Codina se utilizan ingredientes del lugar. Tal es el caso del mole verde, al que mezclan chile verde, nueces, cacahuates, esquites de maíz, pan tostado y galletas.

Delicias para celebrar: La birria de carnero es usual para las fiestas como bodas, 15 años y diversos festejos eclesiásticos, acompañado siempre de  arroz, frijoles charros, nopalitos fritos con cebolla, salsa verde o roja, con huevo o carne picada.

Dulces: Se elaboran diversos manjares y dulces con pera, membrillo, perón de agua, ciruelo, capulín y tejocote.

Bebidas tradicionales: La miel de maguey, el pulque, el vino de membrillo, ciruelo y nogal son muy populares en la población.


Hacen ricos dulces de membrillo y otros frutos.

Leyenda

El ladrón
Corría el año de 1581. En el Real del Monte habitaba un español llamado Rodrigo de Guzmán, que se cree era pariente de Nuño Beltrán de Guzmán, hombre acaudalado.

Su hijo Fernando era un joven simpático, ilustre y amable que filtraba bondad y dulzura, que lo hacían popular entre los pobladores.

Sin embargo, de repente se traslucía una mirada siniestra que pasaba desapercibida por todos, ya que su carácter la maquillaba muy bien.

Este joven de no más de 20 años emprendía diariamente un viaje rutinario que muchos desconocían; siempre aparecía al siguiente día por el camino a las 8 de la mañana.

A sus padres intrigó por las constantes ausencias por las noches.

Fernando tenía una novia hermosa que vivía en los balcones; la doncella decidió una noche seguir sus pasos después de su visita nocturna, descubriendo que era en realidad el asaltante del metal procesado que era extraído de la mina de su padre.

Fue tal su impacto, que de un infarto quedó sin vida; el joven la tomó en sus brazos y se dirigió a El Salto, una cascada profunda, donde arrojó el cuerpo de su amada. Él saltó para  seguirla y morir junto a ella.


Fernando se arrojó tras el cuerpo de su amada a El Salto.

Festividades

Desde su fundación, todo el pueblo de Genaro Codina venera al Señor San José, su santo patrono.

Actos religiosos, danzas, peregrinaciones, flores, música, pólvora, pasajes bíblicos y mariachi son algunos de los elementos característicos de esta fiesta en marzo.

Aromas de flores se cruzan con los de las frutas, los dulces y alimentos calientitos que se venden durante la fiesta.

Decenas de fieles llegan de rodillas al templo con sus veladoras en mano para pagar los favores recibidos, mientras los danzantes bailan durante todo el día en el atrio.

Otra razón por la que el municipio es visitado por cientos de personas es el Santo Niño de las Cumbres del Calvario.

Si fiesta es del 31 de agosto al 9 de septiembre, tiempo en el que llegan peregrinaciones de todas partes del estado y algunas del país.

El 8 y 9 de septiembre llegan hombres, mujeres y niñosdesde Aguascalientes a caballo, dando un espectáculo muy peculiar, ya que se pueden ver a distancia, hasta alcanzar su objetivo, postrarse ante el Santo Niño. Los miles de jinetes son recibidos por los charros de la región.


Miles veneran al Santo Niño de las Cumbres del Calvario en septiembre.

Edificios históricos


Templo parroquial
La primera etapa de construcción fue del año 1600 a 1620. En 1673 es reconstruido pormanis indígenas. En 1850 se erigió la torre. Nuevas remodelaciones y ampliaciones se le hicieron entre 1893 y 1900, aunque sigue inconcluso. (Cortesía del Ayuntamiento de Genaro Codina)


Capilla de Minillas
En funciones desde 1847, el templo fue construido por el auge minero de la localidad. (Cortesía)


Curato parroquial
Fue construido a la par del templo. Primero fue un hospital indígena. Desde 1864 se usa como curato. (Cortesía)


Capilla de Santa Inés
En 1996 se logró su edificación, luego de que se solicitara el apoyo a la santa sede y se tuviera la colaboración de la comunidad para sacar adelante la obra, pues el recinto que existía era de adobe y piedra. (Cortesía del Ayuntamiento de Genaro Codina)

El personaje

Ana María Chávez García: Nace el 19 de febrero de 1928, en Guadalupe, Zacatecas. Sus padres son Luis Chávez y Cirila García.

Los primeros dos años de primaria los cursa en la escuela Josefa Ortiz de Domínguez; luego  continúa en el colegio Sebastián Cabot, de Zacatecas.

Realiza sus estudios en el centro de capacitación del magisterio.

En 1946, ante la falta de personal docente en la escuela de Genaro Codina, se incorpora a dar clases, donde permanece en servicio por más de 40 años.

Por su dedicación al magisterio, se le rinde homenaje el 18 de marzo de 1999 en la plaza principal de esta población.

Participan sus exalumnos, ya convertidos en profesionistas de disciplinas como la docencia, incluso párrocos.

Fallece en junio de 2007, por una enfermedad pulmonar.


La maestra da clases por 40 años.

Ciudadanos ilustres

Víctor Ramos Rosales: Nace en 1774, en Real del Monte Grande, Genaro Codina. Desde temprana edad es enviado junto con sus hermanos a estudiar a Zacatecas.

Trabajan como ayudantes de tienda de Pedro Celis de Torices y después en la mina Quebradilla.

A los 20 años se encarga de la Alhóndiga y se casa con Ignacia Castañeda.

En 1919 se concentran mil 200 seguidores del cura Miguel Hidalgo y Costilla, entre los que se encuentra Víctor y su hermano Juan.

El 3 de mayo, Calleja toma Zacatecas y hace prisioneros a los hermanos Rosales, a quienes otorgan el indulto, pero permanecen en la cárcel durante ocho meses.

Víctor participa en Uruapan, en una batalla contra Miguel Barragán en el Rancho de la Campana, en Ario Michoacán, donde pierde la vida a los 43 años, ya siendo mariscal de campo y comandante general de Zacatecas y Michoacán.    

J. Belén Arteaga Díaz : El virtuoso músico nace en 1871. Al terminar la primaria, cursa Contabilidad y Teneduría de libros, aprendiendo toda clase de operaciones bancarias. En 1892 ocupa la Secretaría de Gobierno en el municipio; en 1894 la tesorería y es agente fiscal o del timbre. Después de tener puestos importantes dentro de la administración local, en 1910 aprende música con Fernando Villalpando.

Por su capacidad como músico, es director de la banda de música de su pueblo de 1935 a 1940. Enseña música a un sinfín de niños, crea coros en las parroquias, con el músico originario de Vetagrande Julián Barrón, con quien compone algunas melodías, siendo las de música sacra las que mayor aceptación tuvieron. Muere en julio de 1960.