×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Muy noble y leal ciudad: artes y letras del Zacatecas virreinal
Emblemática de Alciato en la biblioteca jesuita en Zacatecas
Salvador Lira 19-03-2017 21:23 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / Emblema 16 de la Declaración magistral..., De la prudencia del hombre.
Los jesuitas a finales del siglo 16 y durante todo el siglo 17 desplegaron un plan curricular de estudios, la Ratio Studiorum. En ella, de entre sus directrices académicas, respaldaron el uso de la imagen en la búsqueda de la apoteosis celestial. Tal argumento fue amparado por la sesión 25 del Concilio de Trento: el arte debía ser utilizado para la propaganda del dogma. 

Un vehículo idóneo que conectó la sesión tridentina con la fiesta barroca fue la obra del boloñés Andrea Alciato y su Emblematum Liber, publicada en la primera mitad del siglo 16. De hecho, en la Nueva España tuvo la obra una amplia difusión al punto de, en razón de las propuestas académicas, publicarse la primera edición de La emblemática de Alciato en América, bajo el título de Omnia domini Andrea Alciati. Emblemata…, en 1577. 

En Zacatecas, las primeras misiones circulares de los jesuitas datan de 1573. Al final del siglo 16 consolidaron un sitio “oficial”. A partir de tal momento, los jesuitas se apuntalaron como una de las órdenes más importantes en la ciudad. 

Se debe destacar la biblioteca jesuita, que aún se conserva bajo el nombre de Biblioteca Elías Amador. En ella, dentro de sus múltiples títulos, se encuentra una edición de la Emblemática de Andrea Alciato. Se trata de la Declaración magistral sobre los emblemas de Andrés Alciato…, traducción del valenciano Diego López. El libro fue impreso en la ciudad de Nájera por Juan de Mongastón, en 1615.

No debe olvidarse que la emblemática, en la propuesta de Alciato, es la articulación artística de una pintura, un poema y un mote. Sus fuentes son de contenido hermético, los símbolos que se muestran dan por lo general una doctrina moral. De allí que los jesuitas retomaran sus postulados para, por un lado la formación, así como la producción artística posterior. 

La Declaracion magistral… que resguarda la antigua biblioteca jesuita en Zacatecas es un testimonio del desarrollo emblemático, no sólo en la ciudad, sino en la Nueva España. Se trata de la segunda traducción de los emblemas de Alciato. Antes, los había traducido Bernardino Daza Pinciano en 1549. 

La riqueza de la obra de Diego López va encaminada en al menos dos sentidos. Primero, la riqueza del grabado y el impreso mismo. Segundo, la narratio philosophica. Se albergan los comentarios traducidos sobre la emblemática por Francisco Sánchez de las Brozas –“El Brocense”– y de Claude Mignault.

Estos sirvieron para la producción de Expresiones novohispanas de lealtad, sobre todo al momento de justificar el aparato efímero con emblemas. La fiesta barroca por jesuitas en Zacatecas demuestra el conocimiento de La Emblemática de Alciato y otros autores. Aún falta corroborar sus fuentes, a la luz y revisión las obras, con respecto de su biblioteca. 

*Escritor e investigador