×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Tu Municipio
Cuauhtémoc, terruño protegido por San Pedro
Ernesto Herrera 18-07-2015 19:27 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Óscar Herrera /
Óscar Herrera / La historia presente en sus edificios y vestigios de la Hacienda de San Pedro hacen atractivo a este municipio.
Cortesía / En junio los habitante rinden culto a su santo patrono.
El municipio de Cuauhtémoc es uno de los más pequeños del estado, con una superficie de 336.5 kilómetros cuadrados.

Tiene cuatro comunidades: Piedra Gorda, Rancho Nuevo, Berriozábal y Río Verde; una localidad, San Miguel de la Presa, y su cabecera municipal, San Pedro Piedra Gorda.

Este lugar surge como un sitio de ganado menor en 1595, que era conocido como Paso de Arguelles.

Con el tiempo se constituyó en hacienda de beneficio y después en hacienda de campo, la cual se arrendó desde ese entonces hasta finales del siglo 19.

En 1640, la propiedad recibe el nombre de Hacienda de San Pedro.

A Gabriel García Elías, hijo de Francisco García Salinas y Loreto Elías Beltrán, heredera de la hacienda, le toca discutir la municipalidad del lugar en 1869, como diputado local.

Ese mismo año se oficializa la fundación del municipio con el nombre de Villa de San Pedro.

Décadas después se cambia a San Pedro Piedra Gorda.

Los acontecimientos más relevantes que experimenta el municipio son el movimiento de Independencia, la Revolución Mexicana, así como el fraccionamiento de la hacienda y el origen del ejido.

Lo peculiar de este terruño es que aún se conservan gran parte de las fincas típicas de la hacienda que hacen que San Pedro Piedra Gorda sea un lugar atractivo y lleno de espacios naturales que pueden ser un motivo de una grata visita.

Entre los pobladores, la narrativa histórica señala que han sido múltiples los personajes que han figurado y contribuido para que este municipio se desarrollo social, cultural, política y económicamente.

Algunos de los que dejaron huella son Loreto Elías Beltrán y su esposo Francisco García Salinas; el general Gabriel García Elías; Eulalia Guzmán Barrón, Carmen Cansino y su esposo Carlos Llaguno; Enrique García Romo; el profesor Aurelio Carreón, Pantaleón Cardona, Alfonso Cardona y Lamberto Elías.

Desde 1949, el municipio se llama Cuauhtémoc y su cabecera municipal, San Pedro Piedra Gorda.

Ese cambio se debió al mérito que recibiera en vida la profesora y arqueóloga Eulalia Guzmán Barrón, por el supuesto descubrimiento de los restos del último emperador azteca.

Platillos típicos

Asado de boda: En Cuauhtémoc se prepara con carne de puerco y chile colorado, acompañado de picadillo.

Pipián de camarones: A este rico guisado se le ponen tortitas de camarón lampreadas de huevo batido y chile colorado.

Mole rojo: Platillo muy condimentado, hecho con carne de puerco y chile rojo; se acompaña con arroz y sopa de pluma con queso. Es el preferido de las bodas, bautizos, 15 años y demás fiestas.

Asado de pollo: Platillo predilecto para los festejos; también se prepara a la naranja y se acompaña con ensalada y papa.

Edificios históricos


(Cortesía)

Teatro Francisco García Salinas
Este recinto fue construido en 1893 y en los 30 fue reconstruido por Enrique García Romo; luego, el presidente municipal Sergio Sáenz García, en su periodo 1998-2001, ordenó una nueva rehabilitación para rescatar, conservar y reactivar las actividades socioculturales, artísticas y cívicas.

Antigua presidencia municipal
Fue el despacho de jefaturas políticas, surgidas desde el año 1869. Ahí se conserva una placa del escudo nacional como testimonio del primer presidente.

En la parte de abajo aparece otra placa en la que se señala la fecha en que Benito Juárez pasó por la Hacienda del Refugio.

Ese lugar pertenecía a la Hacienda de San Pedro en aquella época.


(Cortesía)

Portales de la Casa Grande
Se trata de la fachada principal de la Hacienda de San Pedro, donde Miguel Hidalgo y sus acompañantes estuvieron por unos instantes en su paso por este lugar, el 27 de enero de 1811.


(Cortesía)

Troje
Esta fachada hacendaria es una de las ruinas de las dos naves construidas durante la Colonia para almacenar el maíz y otros productos.

También sirvió de recinto para obras de teatro y coloquios, que los dueños de la hacienda organizaron durante los siglos 18, 19 y 20.

Fortines de la hacienda
Fueron construidos estratégicamente en los cuatro puntos cardinales, para evitar la entrada de bandoleros y maleantes durante los dos grandes acontecimientos históricos en el país: la Guerra de Independencia y la Revolución Mexicana. Actualmente, esta casa fortín pertenece a Delfina Elías Roldán.

Leyenda

La cueva del tararán
María Elías relataba que una señora española llegó hace muchos años a Ojocaliente y traía consigo varias escrituras de minas que después empezaron a trabajar.

Un día, preguntó si había un hombre que conociera el cerro denominado “La mesita redonda”.

Así, llegó un señor de clase humilde, a quien entregó una escritura que lo hacía dueño de lo que estaba oculto en dicha montaña.

El nuevo propietario consultó a Mauro Elías sobre una cueva tapada con piedras, cuya entrada ya no se distinguía por el paso del tiempo, por lo que era preciso buscarla cuidadosamente.

Ambos fueron a buscar el lugar indicado, pues se hablaba de un tesoro, pero no lo encontraron y desistieron de la empresa.

Años más tarde, el pastor Victoriano Hernández, apodado Los tres reales, persiguiendo una cabra que se le había escondido en una grieta, encontró varios montones de monedas.

Él tomó solo una que anduvo mostrando a los vecinos de San Pedro, quienes le pedían que dijera el lugar exacto de donde la había tomado.

No quiso decirlo, pues consideraba que si lo contaba, fácilmente se rompería el secreto.

Y así lo guardó por el resto de sus días; en 1818 murió de gripa.

Era pastor de Liborio Estébanez.

Se dice que en la parte más alta del cerro hay un agujero que quizá lleve a algún lugar lejano, pues se siente una corriente de aire.

Visita obligada


(Cortesía Óscar Herrera)

LA PRESA SAN PEDRO es un lugar muy visitado. En lo que se conoce como la cola de la presa, se puede pescar, nadar, dar un paseo en lancha particular o a pie, así como andar en bicicleta. El paisaje se impone con grandes montañas. Otro espacio para nadar y acampar es la cortina de la presa, a donde se puede ir sobre el río caminando o en camioneta.


(Cortesía Óscar Herrera)

EL CEDRAL es uno de los lugares preferidos de las instituciones y familias; tiene palapas, juegos infantiles, cabañas para pernoctar, terreno con pasto natural apto para acampar y presillas para nadar. Quien lo desee, puede dar un paseo a pie o dar un paseo en carros y cuatrimotos.

Festividades

Las fiestas religiosas y cívicas se han convertido en una tradición en el municipio.

Al acercarse el Día de Reyes, los niños esperan con ansias que les traigan algún juguete, por lo que dejan su zapato en la ventana.

A quienes les toque el monito en la rosca, se deberán organizar para regalar la cena del 2 de febrero, Día de la Candelaria, en que se levanta al Niño Dios.

Al llegar el 19 de marzo, los creyentes le cantan Las mañanitas con mariachi a San José, en la casa de la vecina Natalia y Francisco Ramírez.

La tradición más arraigada en Cuauhtémoc es la de Semana Santa, pues cada año se representa el vía crucis.

Desde el siglo 19 se vela al Cristo de la buena muerte en la capillita de la casa de María García.

Ya por la noche del viernes se lleva a cabo la Procesión del Silencio.

El 29 de junio, día de San Pedro y San Pablo, es tiempo de fiesta en el municipio.

La Iglesia organiza un novenario en el que participan todas las colonias y algunas comunidades.

Culmina con una misa en la que los niños hacen su primera comunión y llega la peregrinación general; además, se quema pólvora.

Desde el día 20, con el certamen y coronación de la reina, toda la población participa en la Feria Regional de San Pedro.

Durante toda la semana hay actividades artísticas y folclóricas.

La gente disfruta de la presentación de cantantes y grupos musicales, espectáculos de entretenimiento, deportes, bailes, tamboras, peleas de gallos y carreras de caballos.

Al acercarse el último mes del año, justo 40 días antes del 12 de diciembre inician los rosarios dedicados a la Virgen de Guadalupe.

El día principal se le cantan Las mañanitas, se organiza una comida y llega una peregrinación de fieles.

El personaje

Silvestre Guzmán Pacheco: Oriundo de la cabecera municipal, nace a finales del siglo 19 y perece en 1937.

Se distinguió por su peculiar forma de expresarse y la gran habilidad e inteligencia para desenvolverse popularmente en el municipio.

La historia oral y escrita da cuenta de sus aventuras, hazañas y expresiones literarias que componía.

Todas las noches, decían los vecinos de San Pedro, se veía una figura que corriendo atravesaba las calles, sin que se llegara a descubrir de dónde salía ni en dónde se perdía.

Así, se propagó el rumor de que el diablo andaba suelto.

Sin embargo, la familia Guzmán empezó a tener sospechas acerca de quién podía ser el famoso demonio, hasta que descubrieron que era Silvestre Guzmán, que desde pequeño se pintaba el cuerpo con hollín y se ponía una máscara de las que usaban en la pastorela para asustar a los pobladores.

De adulto fue un individuo de mucho ingenio, una clara inteligencia y estupenda memoria.

Llegó a cultivarse de tal modo que fue el poeta popular de la localidad.


Fue el poeta popular de la cabecera municipal. (Cortesía Óscar Herrera)

Ubicación

Ciudadanos ilustres

Eulalia Guzmán Barrón: Nace el 12 de febrero de 1890 en San Pedro Piedra Gorda. A los 12 años emigra a la capital del país, donde se forma como profesora rural y se integra al club de mujeres revolucionarias.

Es autora de más de 20 obras de carácter prehispánico y se titula como filósofa y arqueóloga.

Muere el 1 de enero de 1985.

Alfonso José Cardona Peña: Ve la luz primera el 5 de agosto de 1903, en San Pedro Piedra Gorda.

Se le da el mote de líder agrarista por sus constantes participaciones en este ámbito.

Defendió a muchos campesinos y contribuyó a enlistar a decenas de “braceros” para ir a trabajar a Estados Unidos en los años 40. Se destacó en la política terminada la guerra cristera, siendo diputado local de
1929-1931.

Vuelve a desempeñar ese cargo de 1931 a 1933, de 1944 a 1947 y de 1950 a 1953; en 1958 es diputado federal suplente. Muere el día 12 de diciembre de 1964.

Lamberto Elías Díaz: Nace en San Pedro Piedra Gorda el 17 de septiembre de 1892, en una familia pudiente.

Su abuelo, Ángel Elías, fue uno de los herederos de la hacienda, diputado local y senador suplente de la República.

Lamberto Elías se distinguió por su gran personalidad y carácter para determinar y decidir sobre las costumbres de sus conciudadanos, pero sobre todo en las decisiones político-gubernamentales del municipio; muere el 18 de junio del año de 1977.

José Isabel Rodríguez Elías: El 21 de diciembre de 1916 nace en San Pedro Piedra Gorda. Durante su vida estudia en el terruño, así como en Luis Moya y Zacatecas.

Obtiene el título de ingeniero en la Escuela Nacional de Agricultura, en Chapingo.

Destaca como delegado de la reforma agraria en Guerrero y Zacatecas. Fue presidente estatal del PRI, diputado federal, senador y gobernador del estado en el sexenio 1962-1968, periodo en el que es muy reconocido por los expresidentes de México Gustavo Díaz Ordaz y Luis Echeverría Álvarez, como gran gobernante y político de Zacatecas.

Luego se convierte en gerente general del Banco de Crédito Rural y delegado de Productos Forestales de México; muere el día 14 de agosto de 1994.