|  

Revelan correos que demuestran la presión de Trump para investigar supuesto fraude

Donald Trump y sus aliados presionaron al Departamento de Justicia para que investigara denuncias infundadas de fraude electoral.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Trump
Donald Trump presionó al Departamento de Justicia para demostrar fraude en las elecciones. / Foto: Cortesía

WASHINGTON.- Revelan correos que demuestran que Donald Trump y sus aliados presionaron al Departamento de Justicia para investigar denuncias infundadas de fraude electoral.

Lo anterior lo ordenó a pesar de que el exsecretario dijo que no tenían pruebas sobre el supuesto fraude generalizado, según correos electrónicos que se dieron a conocer por la Comisión de Supervisión de la cámara baja.

Los emails revelaron hasta qué punto el presidente Trump, el jefe de despacho y otros aliados presionaron a Jeffrey Rosen, secretario de Justicia interino.

Su objetivo era que Rosen se sumara a la campaña de Trump para intentar impugnar los resultados de las elecciones.

Los detalles encontrados en los correos revelaron la presión ejercida por Trump hacia los organismos del gobierno para impugnar los resultados 2020, a través de denuncias falsas.

Dicha presión se aplicó a pesar de que los funcionarios de Seguridad Nacional y Justicia, así como dirigentes republicanos de todo el país aseguraron que no hubo fraude generalizado.

El exsecretario de Justicia William Barr, uno de los fieles de Trump, aseguró que no hubo fraude generalizado.

Los mensajes a Rosen incluyen teorías conspirativas desmitificadas e información falsa sobre fraude electoral.

Las mentiras de Trump sobre la elección acicatearon a la turba que asaltó el Capitolio el 6 de enero en un intento fallido de impedir la certificación de la victoria de Joe Biden.

El jefe del despacho presidencial, Mark Meadows, pidió a Rosen que investigara teorías conspirativas.

Además, lo instó a reunirse con un aliado de Rudy Giuliani, el abogado de Trump, quien sostenía sin fundamento que Italia empleaba satélites y tecnología militar para alterar votos.

Cuando Rosen le reenvió el email de Meadows a Rich Donoghue, el subsecretario de Justicia en funciones, éste respondió en una nota, “locura total”.

Rosen le escribió que se le pidió que el FBI se reuniera con el socio de Giuliani y el respondió que no, que el hombre podía llamar al teléfono del FBI habilitado para recibir denuncias o acudir a una oficina local de la agencia.

Giuliani se consideró “insultado” por la respuesta.

“Preguntado si recapacitaría, me negué rotundamente, dije que no brindaría un trato especial a Giuliani o cualquiera de sus ‘testigos’, y reafirmé una vez más que no hablaré con Giuliani sobre este asunto”, escribió Rosen.

Don`t copy text!