Llamar “calvo” a un hombre es acoso sexual, determina un tribunal británico

El tribunal consideró que existe “una conexión” entre la palabra “calvo” y el “sexo”.

Foto: cortesía

REINO UNIDO.- Llamar a un hombre “calvo” es considerado acoso sexual, así lo determinó un tribunal de lo laboral de Reino Unido.

Esto sucede después de que un electricista del condado de Yorkshire, Tony Finn, denunció a la empresa donde trabajaba porque lo despidieron; alegó haber sufrido acoso sexual porque su supervisor le realizó comentarios despectivos respecto a su calvicie.

Asimismo, de acuerdo con The Guardian, el jurado conformado por tres jueves varones, lamentaron “su propia falta de cabello”. Consideraron, en la sentencia, que el supervisor, llamado Jamie Kim “cruzó la línea al hacer comentarios personales al demandante sobre su aspecto físico”.

Compararon los comentarios despectivos con la gravedad de hablar sobre el tamaño de los pechos de una mujer, de acuerdo con El Mundo. 

“El señor King pronunció esas palabras con el propósito de atentar contra la dignidad de Finn y crear un entorno intimidatorio, hostil, degradante, humillante y ofensivo para él”, concluyó la sentencia.

Llamar a un hombre calvo es acoso sexual

El tribunal consideró que existe “una conexión” entre la palabra “calvo” y el “sexo”.

Añadió: “El abogado de la empresa tenía razón al afirmar que tanto las mujeres como los hombres pueden ser calvos, pero como los tres miembros de este tribunal avalan, la calvicie es mucho más frecuente en los hombres que en las mujeres, por lo que consideramos que está intrínsecamente relacionada con el sexo”.

Medios británicos comentan, que Finn, quien demandó a su empresa electricista British Bung Company, laboraba en ella desde hace 24 años. Es una pequeña empresa familiar ubicada en West Yorkshire.

No obstante, lo despidieron en mayo del 2021 y decidió denunciar a la empresa por acoso sexual y despido injustificado.

Los jueces determinaron que se trató de un despido improcedente. Además que el lenguaje que usaron en su contra, por llamarlo “estúpido calvo cabrón”, tiene derecho a recibir una compensación.