En Reino Unido, un niño con muerte cerebral por hacer el reto del apagón

Como su familia no se decide a que se le retire el apoyo vital, el caso se trata en los tribunales, de momento continuará conectado.


Foto: Cortesía.

REINO UNIDO.- Archie Battersbee, un niño de 12 años, lo encontraron inconsciente en su casa el 7 de abril pasado, por hacer el reto del apagón.

Desde aquel día, Archie sigue internado en el Royal London Hospital, donde se le diagnosticó muerte cerebral.

Hollie Dance, su madre, lo encontró inconsciente con una cuerda atada alrededor de su cabeza y cree que sufrió un accidente cuando participaba en el “desafío del apagón” (Blackout Challenge), un reto viral que atenta con la vida de los participantes.

“Fui a buscarlo a su habitación, pues en varias ocasiones lo llamé y no me respondió. Cuando abrí la puerta, me di cuenta de que estaba colgado de la baranda con algo alrededor del cuello”, describió su madre a un medio local.

La mujer comentó que tomó a su hijo en brazos y lo llevó rápidamente a la calle en busca de ayuda. Lo trasladaron al Royal London Hospital, ubicado en la localidad de Whitechapel, en el este de Londres, Reino Unido.

Tras recibir atención de emergencia, los médicos le dijeron a Hollie que “Archie no sobreviviría a la noche”, pues le diagnosticaron muerte cerebral.

¿De qué trata el reto?.- El “Blackout Challenge”, consiste en colocarse un cinturón alrededor del cuello, para corroborar cuánto tiempo sin respirar puede pasar cada participante; es muy popular en TikTok.

Tribunal británico descarta alargar apoyo vital a Archie Battersbee

Los médicos dictaminaron que el niño jamás despertará, por lo que instaron a la familia a desconectar a Archie del soporte vital que lo mantiene vivo.

La negación de la familia hizo que el hospital llevara el caso a los tribunales; los cuales han dado la razón una y otra vez a los médicos, ante la desesperación de los familiares del niño.

La Corte de Apelaciones del Reino Unido rechazó este lunes, posponer más el retiro del apoyo vital al niño Archie Battersbee.

El Gobierno británico había pedido al tribunal que valorará la petición del Comité de la ONU, sobre Derechos de las Personas con Discapacidad (CDPD), de mantener los mecanismos de respiración y alimentación asistida mientras evalúa su caso.

La decisión de la corte argumenta que la carta de derechos en la que se sustenta ese comité “no es parte de la ley del Reino Unido” y considera que no sería “apropiado” incorporar a las decisiones judiciales británicas.

El 15 de julio, el Tribunal de Apelación confirmó una sentencia anterior de que lo mejor para Archie era que los médicos interrumpieran su soporte vital.

El Tribunal Supremo les denegó la autorización para apelar. Finalmente, gracias a una llamada desesperada a los órganos internacionales, la familia ha conseguido que Archie continúe conectado, por el momento.