Decisión final de EU: Excluir a Cuba, Venezuela y Nicaragua de la Cumbre de las Américas

Andrés Manuel López Obrador, descartó asistir a la Cumbre de las Américas debido a la decisión de Washington.

Joe Biden, presidente de Estados Unidos. | Foto: Cortesía

ESTADOS UNIDOS.- Joe Biden decidió excluir a Cuba, Venezuela y Nicaragua de la Cumbre de las Américas, aseguró una fuente anónima de la Casa Blanca.

“Las preocupaciones sobre los derechos humanos y la falta de democracia en los tres países, pesaban demasiado en contra de invitarlos”, mencionó la fuente.

Asimismo, Andrés Manuel López Obrador descartó asistir a la Cumbre de las Américas debido a la decisión de Washington, pero anticipó visitar a Joe Biden el próximo mes.

¿Por qué la decisión de Excluir a Cuba, Venezuela y Nicaragua?

Miguel Díaz Canel, presidente de Cuba, dijo que no iría aunque lo invitaran, y acusó a Estados Unidos de ejercer una presión brutal para que la cumbre no fuera inclusiva.

Cuba sí asistió a las dos últimas cumbres. Este año EU invitó a varios Activistas de la sociedad civil cubana.

“La lista de invitados empañó el objetivo de EU de utilizar la cumbre para limar relaciones con América Latina, dañadas por Trump.

Así como reafirmar la influencia de Estados Unidos y contrarrestar a China.

Al descartar a Nicolás Maduro, EU considera un papel para el líder opositor Juan Guaidó, de forma virtual en un evento paralelo”, dijo un responsable estadounidense.

Washington reconoce a Guaidó como presidente legítimo de Venezuela, considera la reelección de Maduro en 2018 como una farsa.

También excluyó al presidente nicaragüense Daniel Ortega, exguerrillero marxista que ganó un cuarto mandato consecutivo tras encarcelar a sus opositores.

La ausencia de López Obrador podría poner en duda las intenciones de progreso sobre migración en la frontera sur de Estados Unidos.

La mayoría de los mandatarios señalaron que asistirán, pero el rechazo de gobiernos de la izquierda sugiere que muchos en América Latina están inconformes con el liderazgo de Washington.

Altos cargos de la Casa Blanca han insistido en que la polémica de las invitaciones se disipará y la cumbre será un éxito, independientemente de quién asista.