|  

El tiempo - Tutiempo.net

Don Pepe lucha todos los días por su familia

Con el sudor de su frente y el esfuerzo de su trabajo sacó adelante a sus hijos, a quienes nada les faltó cuando estuvieron bajo su cuidado y les enseñó a valerse por sí mismos.

Avatar

   |  14 enero, 2020

Foto: Carlos Montoya.

GUADALUPE.- Don José Cordero Hernández recuerda cuando su padre lo llevaba al monte, en su natal Trancoso, a cortar las tunas hasta llenar las tinas para venderlas en las calles de Guadalupe.

Desde entonces se dedica a esta actividad convertida en una herencia familiar que le ha dado a sus cinco hijos tres hombres y dos mujeres.

Foto: Carlos Montoya.

Gracias a su oficio conoció a la que es su esposa, doña Verónica, quien es ama de casa; aunque también en ocasiones le ayuda con la mercancía.

Con el sudor de su frente y el esfuerzo de su trabajo sacó adelante a sus hijos, a quienes nada les faltó cuando estuvieron bajo su cuidado y les enseñó a valerse por sí mismos.

Foto: Carlos Montoya.

Una vida de trabajo bien hecho

Actualmente, don Pepe tiene 50 años y prácticamente ha dedicado su vida entera al comercio de frutas de temporada en las calles de Trancoso y Guadalupe principalmente.

“Yo empecé vendiendo tunas y nopalitos caminando por las calles anunciando mi mercancía a gritos, trabajé algunos años con mis dos tinas que sostenía con un palo de madera en mis hombros,” comentó don José.

Posteriormente, se hizo de una carretilla y se instaló en un punto fijo en la zona centro de Guadalupe, donde también duró varios años.

Foto: Carlos Montoya.

Sin embargo, en su momento, las autoridades del ayuntamiento le pusieron como requisito hacerse de un “carrito” para seguir vendiendo sus frutas.

Fue así que don Pepe invirtió parte de sus ahorros para comprarse uno y desde entonces de lunes a sábado llega a las 8:30 de la mañana hasta la esquina de la Alameda.

Y lo pueden encontrar frente al Mercado Viejo hasta las 4:30 de la tarde, horario en que recoge todo para irse.

 

La mejor es la de temporada

Don Pepe comentó que dependiendo de la temporada son las frutas que vende; actualmente ofrece zarzamora, fresa, nuez y miel; pero también se dedica al higo, guayaba, y uva.

Los nopalitos son de cajón, esos los vende todo el año; cuando es temporada dijo que les pide permiso a los ejidatarios para cortarlos en Trancoso.

Sin embargo, cuando no es tiempo, los importa desde Calvillo, Aguascalientes, para venderlos en Guadalupe.

Don Pepe dijo que de las cosas que más disfruta de su trabajo es que los clientes se vayan contentos así con él pasará lo mismo, pues son su mayor motivación.

Es así como don José Cordero se gana la vida en la calle que ha sido su mejor vitrina.

Por último dejó en claro que mientras su cuerpo y sus fuerzas se lo permitan, él seguirá deleitando los paladares de sus clientes y aportando a su sana alimentación con sus productos.

Foto: Carlos Montoya.
Comentarios

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.