|  

El tiempo - Tutiempo.net

Los enfermos mueren sin auxilio espiritual

Los enfermos mueren sin auxilio espiritual

María Auxilio Maldonado

   |  24 septiembre, 2019

historia documental

Durante el siglo 19 existió la preocupación ya que algunos no recibían la unción de los enfermos.

En una publicación de Ángel García Ibáñez del año 2012 nos dice que: “El Catecismo de la Iglesia Católica ofrece el siguiente planteamiento: Por su Pasión y su Muerte en la Cruz, Cristo dio un sentido nuevo al sufrimiento: desde entonces éste nos configura con Él y nos une a su Pasión redentora. Cristo invita a sus discípulos a seguirle tomando a su vez su cruz. Siguiéndole adquieren una nueva visión sobre la enfermedad y sobre los enfermos.

La Sagrada Escritura indica una estrecha relación entre la enfermedad y la muerte, y el pecado. Pero sería un error considerar la enfermedad misma como un castigo por los propios pecados. El sentido del dolor inocente sólo se alcanza a la luz de la fe, creyendo firmemente en la Bondad y Sabiduría de Dios, en su Providencia amorosa y contemplando el misterio de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo, gracias al cual fue posible la Redención del mundo. La Unción de los enfermos ayuda a vivir estas realidades dolorosas de la vida humana con sentido cristiano.

En la Unción de los enfermos, como ahora llaman a la Extrema Unción, se asiste a una amorosa preparación del viaje, que terminará en la casa del Padre.

Conviene que los fieles tengan presente que en nuestro tiempo se tiende a aislar la enfermedad y la muerte. En las clínicas y hospitales modernos los enfermos graves frecuentemente mueren en la soledad, aunque se encuentren rodeados por otras personas en una unidad de cuidados intensivos. Todos, en particular los cristianos que trabajan en ambientes hospitalarios, deben hacer un esfuerzo para que no falten a los enfermos internados los medios que dan consuelo y alivian el cuerpo y el alma que sufre, y entre estos medios. Además del sacramento de la Penitencia y del Viático se encuentra el sacramento de la Unción de los enfermos”.

A continuación se transcribe un manuscrito que está en resguardo del Archivo Histórico del Estado, en donde desde el año de 1827, ya se manifestaba precisamente la preocupación que se expresa en el artículo de García Ibáñez en el año de 2012, referente a que los enfermos del hospital de esta ciudad están muriendo sin el auxilio espiritual necesario.

“Habiendo avisado el portero que el interventor del hospital quería hablar a la corporación, se le mandó pasar e incorporarse con su señoría. Hecho esto, dijo el interventor que solo quería hacer presente que los enfermos se estaban muriendo sin auxilio espiritual a pesar de haber una capellanía fundada por el finado Esnaurizar y destinada únicamente a la asistencia de los enfermos; que en tal virtud avisaba a la corporación para que pusiese el remedio que estime conveniente. En vista de este informe, se discutió el punto largamente, el regidor Orozco, fue de opinión que se oficiase al reverendo padre guardián de San Francisco, estrechándole esta falta y pidiendo que ponga remedio en ella; el regidor Hoyos, que no siendo el Ayuntamiento patrono de esta capellanía, no tienen facultades para reconvenir; que era de opinión que el interventor se quejara al cura párroco, para que pusiese el remedio; el regidor licenciado González, que entró a ese tiempo, opinó que se oficiara al directorio en quien sabía que estaba el patronato, pidiéndole informe sobre el particular, y en su vista, resolver la corporación lo que a bien tenga, reclamando el cumplimiento del testamento, no como autoridad, sino como parte y a nombre de los enfermos, acordado así, se levantó la sesión. Juan Nepomuceno de Cos.”

AHEZ. Fondo: Ayuntamiento de Zacatecas. Serie: Actas de Cabildo. Caja: 20. Año: 1827.

Directora del Archivo Histórico
del Estado de Zacatecas*

Comentarios

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.