Mineros no avanza en la reclasificación y ya de vacaciones, regresan la segunda semana de diciembre

Se impone una marca negativa: nueve partidos perdidos en un torneo regular.


Como colofón de la temporada Mineros sumó la décima derrota en el torneo. Partido que tuvo en las manos y con todas las ventajas desaprovecho la oportunidad de ganar el encuentro de reclasificación en calidad de visitante.

El triunfo quedó a cinco minutos del tiempo normal. Tiro penal a favor, el dominio del encuentro y el cobro lo realizó quien menos debía. Al final el cobro de la gloria se falló y sobre el tiempo el Tampico aprovecho la última jugada y se llevó el triunfo que lo mete a la liguilla por el campeonato.

Se reconoce la decisión de Joao Melo de cobrar la falta, eso no está a discusión. Lo que sí es cuestionable, es porqué se le permitió. Tenía escasos cinco minutos de haber ingresado a la cancha y obviamente aún no entraba al ritmo de sus compañeros. Lo indicado era que lo ejecutará un elemento con ritmo.

Error en la ejecución del tiro, acierto del portero contrario. Aunque en realidad el error grabe es de quien permitió que el jugador lo ejecutara. El tiro penal lo adecuado es que lo realice alguien que tuvo movilidad previa, que se encuentre en el ritmo: tanto físico como emocional y obviamente este elemento no lo tenía.

En fin, dolorosa caída que al tenerla en las manos es más dolorosa por la forma en que se dio. Y que en lugar de alegría, generó tristeza. Ahora a reflexionar, que fue lo que paso en este encuentro y que es lo que pasó a lo largo del torneo.

Se impone una marca negativa: nueve partidos perdidos en un torneo regular, sin duda que es mucho. La línea defensiva más castigada con 28 goles recibidos. Cinco partidos con derrota en terreno propio y cuatro como visitante.

Seguramente este final no estaba en el presupuesto y ahora a sacar conclusiones. Por lo pronto a el descanso y reflexión.

A ver quienes siguen o quiénes no. Seguramente la mayoría seguirá, aunque habría que buscar alguien que de pauta emocional dentro del campo.

Serán dos semanas de vacaciones, para regresar al trabajo el 6 de diciembre. En donde se dirá quien sigue y quién no. Seguramente el cuerpo técnico seguirá, pero tendrán que presentar una cara diferente a lo mostrado, pues la gente se ha estado alejando de las gradas y esa no es una buena señal.

Pero mientras el balón se pone a rodar nuevamente, nosotros aquí seguimos… Deportivamente.