|  

Claudia vence al Covid-19, pero lucha contra las secuelas

Las actividades cotidianas se convierten en un reto.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Claudia decidió compartir su historia para que las personas tomen conciencia de que el virus es real. | Foto: Cortesía.

ZACATECAS.- Cocinar, caminar o cargar a los hijos se convierte en una tarea complicada para quienes se recuperan del Covid-19.

Las secuelas por coronavirus impactan en la vida diaria de miles de zacatecanos.

El cansancio de Claudia

Uno de estos casos es el de Claudia Castorena, una joven madre, de 33 años, quien se contagió de Covid-19 en enero de este 2021 y sus pulmones están dañados al 25%, cada día se siente cansada, fatigada y, para ella, hacer labores diarias es muy difícil.

Compartió su testimonio  a Imagen y aseguró que desde el inicio de la pandemia extremaron precauciones para evitar contagios.

El 20 de enero, Claudia empezó a sentir un vacío en su nariz, acompañado de un fuerte dolor de cabeza, pensó que era gripa por lo que acudió a una consulta en una farmacia Similares y se le dio tratamiento de una gripa.

“Usábamos cubrebocas, cambiábamos la ropa de manera habitual, hacíamos lavados de manos y respetamos el confinamiento, no sabemos cómo nos contagiamos”, lamentó.

El viernes 22 de enero, una de sus hijas, de 4 años, comenzó a tener temperatura; al acudir a la pediatra, les sugirió hacerse la prueba de Covid-19, los resultados llegaron a su correo electrónico y eran positivos.

“Sentí algo horrible, miedo y decepción de haberme cuidado tanto y resultar contagiada”, dijo.

Se complicó

El caso de Claudia fue grave, pasó nueve días en casa con medicamento; sin embargo, su saturación de oxigeno era del 15%, cuando lo normal es entre 95 y 100 por ciento. Ante ésta situación, fue internada en el Hospital General, donde permaneció tres días.

Posteriormente fue trasladada a la UNEME Covid, donde permaneció seis días más. Comenta que afortunadamente recibió un trato digno por parte del personal, “eran eternos los días”, añadió.

“Es una enfermedad muy triste, no tienes a tu familia al lado, no tienes a quien darle la mano; recuerdo que cuando entré, se presentaron el enfermero y la doctora, me dijeron que lo primordial es no dejarte caer y echarle ganas, no deprimirte para salir adelante”, compartió.

Cada día tomaba fuerzas de las videollamadas y fotografías de su familia, quienes le daban ánimos. Le ayudó permanecer boca abajo para liberar los pulmones.

“Lo más triste es voltear a ver a la persona de lado, algunos, quienes fallecían, morían gritándole a su familia, es algo deprimente”, comentó la madre de familia.

Secuelas

Claudia Castorena fue dada de alta, pero su lucha contra el virus dejaría afectado su organismo, especialmente sus pulmones, ya que cada uno presenta daños del 25 por ciento.

Esto le ha impedido hacer actividades como cocinar, lavar, e incluso jugar o cargar a sus hijas, algo que le afecta.

Aunado a ello, tiene pérdida de cabello, ya que el hecho de mover la cabeza o pasar los dedos sobre el cabello, provoca el desprendimiento.

En días amanece cansada y fatigada, a pesar de haber estado en reposo; también tiene falta de memoria.

Esperando la recuperación

Los doctores le han dado una serie de ejercicios para que recupere la salud pulmonar, los especialistas consideran que para el mes de julio debe haber mejoría en su organismo.

Los médicos le informaron que probablemente su caso se complicó debido a que padece sinusitis.

Valorando la vida

Consideró que éstas situaciones hacen “disfrutar al máximo todo y valorar día con día”, agradeció el apoyo de su familia y del personal médico que nunca la ha dejado sola.

Cuidados

“Comparto mi historia para que vean que sí existe, tal vez no les ha tocado; debemos seguir cuidándonos, se hace fácil salir sin cubrebocas, no lavarse las manos, hasta que le toca a un familiar o conocido y ni así lo creen”, finalizó.

Don`t copy text!