|  

Vence Abraham al Covid-19, pero no puede respirar

Bajó 21 kilos cuando estuvo internado.
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Estuvo aislado en casa dos semanas, pero su oxígeno bajó. | Foto: Cortesía.

ZACATECAS.- Tras padecer Covid-19, las secuelas han impedido que Abraham tenga una vida normal; pues, tras ser dado de alta, debe dormir con oxígeno y durante el día usar el tanque durante cuatro horas.

El contagio

El joven, de 32 años, trabaja en la Secretaría de Salud de Zacatecas (SSZ); comenzó con síntomas leves un lunes, el sábado se agudizaron y empezó con fatiga y dolor de cabeza intenso.

El lunes, se realizó la prueba  de coronavirus que resultó positiva; permaneció en su casa dos semanas, pero los síntomas se agravaron: falta de olfato, dolor de cabeza intenso y poca oxigenación, fueron algunos.

Necesitó oxígeno, sin embargo, no fue suficiente y tuvo que ser internado en la UNEME Covid.

Intubación, alucinaciones y miedo

Compartió que una opción fue internarse en un hospital privado, le pedían un depósito inicial de 500 mil pesos y le anticipaban que la cuenta podría ascender hasta un millón de pesos.

El dos de abril ingresó a la UNEME Covid, ese mismo día fue intubado, a partir de ahí perdió la noción del tiempo y solo recuerda pequeños fragmentos y muchas alucinaciones.

El joven, padre de familia, temía morir a consecuencia de la Covid y dejar a sus dos hijos de 5 y 2 años, así como a su esposa, de 31 años.

Después de los 15 días intubado, permaneció cinco días en observación, fue dado de alta, pero después de dos días en casa las alucinaciones persistían.

Secuelas

Compartió que al ser internado pesaba 128 kilos, tenía obesidad tipo 3, al ser dado de alta pesaba 107 kilos, perdió 21 kilos.

Esto provocó debilidad, y dificultad para caminar, así como levantar una botella de agua.

De igual manera ha sufrido pérdida de cabello y de barba.

Afortunadamente, no ha presentado falta de memoria o dolores de cabeza intensos a diferencia de otros pacientes recuperados.

“Fue un milagro haber superado está enfermedad, yo siempre estuve cuidándome y solo salía a lo esencial”, comentó.

José Abraham debe permanecer con oxígeno 4 horas al día y durante toda la noche, según sus doctores podría  dejarlo de ocupar en un mes.

Sin embargo, aún va a terapia para tomar fuerzas y mejorar su capacidad pulmonar.

“Espero que mi historia ayude a las personas para que vean que el Covid no es un juego. Yo no contagié a mi familia porque siempre me pongo cubrebocas y no me lo quito, esto ayudó a no propagar el virus. Todos debemos seguir cuidándonos”, finalizó.

Don`t copy text!