|  

Familia hondureña huye por amenazas de muerte; zacatecanos los ayudan

Pandillas de la Mara les cobraban el "impuesto de guerra".
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Piden apoyos para poder continuar su viaje y llegar a Estados Unidos. | Foto: Miguel Alvarado

ZACATECAS.-Una familia hondureña que salió de su país por no poder pagar el “impuesto de guerra“, recibe apoyo de los zacatecanos en su camino hacia Estados Unidos.

Por diversas vialidades de Zacatecas y Guadalupe es común ver a migrantes centroamericanos que piden apoyo económico y alimentos para continuar su viaje.

Este es el caso de una pareja de hondureños y su hija adolescente, quienes salieron de su país en marzo.

Amenazados de muerte

Huyeron de Honduras ya que fueron amenazados de muerte por las pandillas de la Mara, después de que no pudieron pagar “el impuesto de guerra”, cobro ilegal que hacen a comercios y trabajadores.

“Teníamos nuestro negocio y teníamos nuestro trabajo fijo. Resulta que llegó un momento que nos empezaron a cobrar el impuesto de guerra, comenzamos a pagarlo, pero  empezó a escasear el trabajo, hubo despidos y ya no pudimos pagar, entonces nos amenazaron”.

Él, es técnico en electrónica, por lo que en su negocio reparaba todo tipo de aparatos, mientras que ella, atendía una tienda en casa donde ofrecían abarrotes.

Difícil trayecto 

Desde marzo, han viajado subiéndose como pueden y donde pueden a los vagones del tren de carga, que poco a poco los va acercando a su destino.

En su largo camino han parado en algunos lugares para pedir comida, agua y recursos económicos y así poder continuar su transitar.

De momento, la familia hondureña lleva tres días en la entidad, solicitando ayuda a los automovilistas que circulan por la avenida García Salinas.

“Nos han apoyado bastante, nos han dado alimentación, nos han dado agua, algunos centavos, gracias al apoyo hemos seguido adelante”.

Estos días los han invitado a que acudan a la Casa del Migrante en la entidad, para que ahí duerman, coman y se aseen, sin embargo, no han aceptado la invitación y han dormido en las cercanías de las vías del tren ya que esperan partir en cualquier momento.

Su camino, de momento, no será en dirección al norte; se desviarán un poco a Guadalajara, ya que les han comentado de una ruta de tren que va directo a la frontera entre México y Estados Unidos.

“Quisiéramos llegar rápido, no sabemos cuándo llegaremos, ni siquiera conocemos la frontera, pero sé que Dios nos va dar la guía necesaria para llegar”.

Don`t copy text!