Friday 24 de March de 2017

Sain Alto, territorio zacateco

José Manuel Esquivel      22 Aug 2015 19:31:53

El municipio de Sain Alto fue  un poblado de indios zacatecos.

En su historia, este sitio ha sido llamado de tres formas.

Sain, por su origen indígena; San Sebastián, debido a su cultura religiosa, ya que es su santo patrono; y Sain Alto, por tradición oral.

La primera expedición española que estuvo en lo que hoy es el municipio estuvo a cargo del conquistador Ginés Vázquez del Mercado, que desde Guadalajara había iniciado su excursión en 1552.

Al norte de la región, llegó hasta donde se encuentra el cerro que lleva su nombre en Durango.

Sin embargo, decepcionado por no haber encontrado las riquezas que buscaba, emprendió su regreso.

Al pasar por una Ciénega, en lo que hoy es Sain Alto fue sorprendido por una partida de indios chichimecas; murió a consecuencia de las heridas en El Teúl, en 1553.

Una segunda expedición fue la de Francisco de Ibarra, en septiembre de 1554, quien descubrió el pueblo de Sain, habitado por indios zacatecos.

En busca de la conquista espiritual, fray Bernardo de Cossin llegó a este lugar acompañado de intérpretes.

Él también fue sorprendido por un grupo de indios chichimecas mientras oficiaba misa, por lo que murió el altar en 1554.

Con el surgimiento de las haciendas, se funda Sain Alto en 1559.

Los indios de Sain Francisco y Alonso Sain vendieron su señorío a los españoles, por lo que les entregaron las escrituras de las tierras.

Así surgieron los primeros asentamientos, como la Hacienda de San Sebastián, fundada por el español Juan Guerra de Reza, para fundir metales por el sistema de ingenios de agua de fundición.

Desde entonces ya se veneraba a San Sebastián Mártir.

Otro destacado dato es que en Sain Alto se juró la Independencia de México el 22 de julio de 1821, siendo alcalde Juan José García.

Platillos típicos

El caldo loco: Es un platillo típico por excelencia, pues se ha consolidado como la comida representativa de Sain Alto frente a otras entidades.

Con una tradición históricocultural de poco más de 50 años, es el platillo fuerte  de cualquier festividad: bodas, cumpleaños, bautizos, reuniones familiares, etcétera.

No se sabe con precisión la receta original, pero lo esencial es un caldo condimentado con mucha verdura y diferentes carnes de res, puerco, pollo, pescado y camarón.

Todo debe guisarse en un caso de cobre.

Gorditas de Atotonilco: Están hechas con masa de maíz y rellenas con varios guisos como picadillo, carne de puerco, frijoles, deshebrada, queso y chicharrón, entre otros.


Dulces y conservas: Conservas de frutas, vinos de membrillo, granada y uva, así como  la elaboración de cajeta de membrillo, manzana y camote son ya toda una tradición, al igual que las empanadas de chilacachote.

Edificios históricos


Jardín Constitución
Es un área destacada del corazón del centro, donde el visitante puede apreciar el monumento a Benito Juárez y un árbol histórico al lado del que se sentó cuando era Presidente de la República, durante su visita por Sain Alto en 1867. (Cortesía)


Templo de Guadalupe
El recinto está dedicado a la Guadalupana. En su interior, donde se aprecia su arquitectura al estilo barroco, yacen los restos del padre Tomás Escandón, un sacerdote muy querido por los habitantes. (Cortesía)


Panteón de la familia Leal
A un costado del Templo de Guadalupe, está este panteón con valiosos monumentos funerarios estilo neoclásico, donde descansan los restos de los Leal, una de las más importantes del municipio. (Cortesía de José Manuel Esquivel)


Templo de San Sebastián Mártir
Se trata de una réplica del Templo de San Juan de Letrán, de Roma, que el padre Ordaz trajo cuando estuvo allá. Por ello, su arquitectura destaca por su belleza. (Cortesía de José Manuel Esquivel)

Casa parroquial
Este espacio está recién remodelado. En una de sus salas se puede apreciar una galería de pinturas en lienzo. Los autores son, en su mayoría, anónimos. Sin embargo, son preciosas obras de arte sacro.

Leyenda

El vampiro
Hace muchos años, un extraordinario suceso sacudió la tranquilidad de los vecinos de un pueblo de Sain Alto denominado El Ranchito.

Cuenta la escritora Raquel Castro, oriunda de este municipio, que en ese entonces se construía la carretera Panamericana, por lo que los trabajadores de la obra establecieron un campamento en ese lugar.

Ahí almacenaron grandes cantidades de combustible y por un accidente, el lugar explotó.

Ello provocó una gran nube de polvo y fuego, así como un fuerte viento.

El hecho generó pánico en el pueblo.

A lo lejos se apreció volando un gran número de murciélagos que impresionó a los habitantes, imaginando que podría ser un vampiro surgido de ese accidente.

El personaje

Álvaro Rayas Zamora: 
Nació el 21 de marzo de 1936 en Sain Alto y murió en Durango, en 2004.

Inició sus estudios como médico cirujano en la Universidad Nacional Autónoma de Guadalajara.

Dos años después se fue a la ciudad de México para concluir su carrera en la UNAM el 22 de octubre de 1964.

Rayas Zamora se estableció definitivamente en la ciudad de Durango, en 1973.

Por su trayectoria, este médico fue un ejemplo de trabajo y dedicación; siempre estuvo en preparación continua.

Prestó sus servicios en diferentes instituciones de salud durante tres décadas.

Cursó el diplomado en la Residencia de Ortopedia y Traumatología del Centro Médico Nacional del IMSS, en el DF.

Se desempeñó como médico cirujano ortopedista y traumatólogo en el Hospital General Universitario de Torreón, Coahuila.

Se jubiló por años de servicio en el IMSS.


Álvaro Rayas fue médico cirujano ortopedista y traumatólogo. (Cortesía de José Manuel Esquivel)

Ciudadanos ilustres

Guillermo Ordaz Tejada (1927-2006): Nació en Sain Alto y murió en Sombrerete.

Sus 55 años de sacerdocio se distinguieron por su entrega y arrojo por el evangelio y los más necesitados.
La lista de parroquias por las que pasó el padre Ordaz es muy grande; su labor destacó principalmente en el hospicio conocido como Ciudad de los Niños, en Fresnillo.

Miguel Ángel Rodríguez Rentería (1963-2004): El 16 de febrero de 1963 vio la luz primera en Sain Alto.

A los 24 años se ordenó como diácono y como sacerdote a los 27, en una ceremonia encabezada por Juan Pablo II.

Esa era la segunda vez que visitaba México; la ceremonia fue el  9 de mayo de 1990, en Durango. Murió en la Ciudad de México el 16 de noviembre del 2004.

José Salvador Ríos Cordero (1978-1996): Su valor y entereza lo convirtieron en un héroe.

Oriundo de la comunidad Barrancas, de Sain Alto, José Salvador radicó en Texas, donde salvó varias vidas en un incendio en la ciudad Royse, pese a que ello le costara la vida.

El gobierno de ese lugar lo reconoció como un héroe.

En Sain Alto, la administración 2004-2007 puso su nombre a una calle de la cabecera municipal, para recordar su valiente hazaña.

Pedro Ordaz Adame (1915-1998): En su vida sacerdotal destacó como un hombre muy activo, constructor y restaurador de templos.

En Sain Alto comenzó a construir el nuevo templo parroquial aproximadamente en 1951.

Es considerado por los habitantes como un benefactor de Sain Alto por la gran cantidad de obras que realizó en las comunidades de la Parroquia de San Sebastián Mártir.

El padre Pedro Ordaz destacó por las obras que encabezó en los templos. (​Cortesía de José Manuel Esquivel)

Festividades

Sin lugar a dudas, la fiesta de mayor relevancia y tradición es la dedicada al santo patrono, Sebastián Mártir, el 20 de enero.

A partir del 11, todos los días parten peregrinaciones del monumento a la Virgen de Fátima, a las 11 de la mañana, en la cabecera municipal.

Los peregrinos son acompañados por la imagen de San Sebastián, con música y grupos de danza provenientes de distintas comunidades de Sain Alto, hasta llegar al templo parroquial al mediodía.

Ahí, el párroco oficia la santa misa y por la tarde se reza el santo rosario de aurora.

El 20 de enero, día principal, la gente participa con gran alegría cantándole Las mañanitas a las 5 de la mañana y con mariachi, a las 6.

El párroco oficia la santa misa con mariachi a las 9 de la mañana.

En punto de las 12, el sacerdote oficia una misa concelebrada con el arzobispo de Durango.

La celebración religiosa culmina a las 7 de la tarde, con otra misa y al terminar, se quema la pólvora.

El 11 de enero inician las peregrinaciones en honor a San Sebastián Mártir. (Cortesía)



Ubicación

Visita obligada


En la Exhacienda del Sauz el visitante podrá apreciar la Casa Grande y en su interior una galería de carteles taurinos de diferentes épocas, así como los corrales de su ganadería con sus toros de lidia. El propietario es Luis Bonilla. (Cortesía de José Manuel Esquivel)


La Presa El Cazadero ubicada en la población del Cazadero, es ideal para pescar y andar en lancha. Está muy cerca de la cabecera municipal. (Cortesía)


Aguas termales y tradicionales gorditas podrá disfrutar en el balneario de Atotonilco, en la cabecera municipal. Este sitio es uno de los preferidos para pasar un rato agradable en familia o con los amigos. Destacan sus frondosos árboles. (Cortesía)







Compartir:
José Manuel Esquivel
Cronista adjunto de Sain Alto
gente@imagenzac.com.mx

Lo más leído
Aplicaciones


Servicios
$ Dolar
Compra 18.94
Venta 19.44
€uro
Compra 20.38
Venta 20.88

Multimedia



©Todos los derechos reservados
GRUPO EDITORIAL ZACATECAS, S.A. DE C.V.- De no existir previa autorización, queda expresamente prohibida la Publicación,
retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos de este portal.




Aviso de privacidad