|  

Millones de niños y jóvenes no han sido vacunados desde 2019

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Eduardo Ruiz-Healy.

De acuerdo con el Instituto para las Métricas y Evaluación de la Salud de la Universidad de Washington (IHME), hasta ayer habían muerto 8 millones 475 mil 100 personas de COVID-19 en todo el mundo. Esta cifra incluye las muertes reportadas oficialmente más las muertes excesivas atribuidas al COVID-19, incluidas las muertes no declaradas. Este número es 112.3% mayor que el número oficial de muertos, que ayer era de 3 millones 991 mil 905.
En México, de acuerdo con el IHME, hasta el sábado habían muerto 539 mil 603 personas, 131% más que las 233 mil 580 que el gobierno mexicano reporta.

Por la manera en que la enfermedad causada por el coronavirus SARS-CoV-2 ha trastornado nuestras vidas, COVID es lo primero que se nos viene a la mente cuando alguien pronuncia la palabra vacuna.

Sin embargo, no debemos olvidar que muchas otras enfermedades, además del COVID, pueden prevenirse mediante la aplicación de vacunas, especialmente a bebés, niños y adolescentes.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) publica la lista de las 26 enfermedades para las que existe una vacuna: cólera, COVID-19, dengue, difteria, Haemophilus influenzae tipo b (Hib), encefalitis japonesa, enfermedad neumocócica, fiebre amarilla, hepatitis, influenza, malaria, meningococemia, meningoencefalitis de garrapata (TBE), paperas, paludismo, poliomielitis, rabia, rotavirus, rubéola, sarampión, tétanos, tifoidea, tosferina, tuberculosis, varicela, virus del papiloma humano (VPH).

Pese a lo importantes que son para prevenir que niños, jóvenes y adultos enfermen, en 2019 el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador aplicó menos vacunas que las que se aplicaron en el último año de la administración de Enrique Peña Nieto.

De acuerdo con la información publicada en ourworldindata.org, obtenida a su vez de la OMS y del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), de 2018 a 2019 varió así el porcentaje de niños de hasta un año de edad que recibieron las siguientes vacunas:

Contra la difteria, tosferina y tétanos: De 88% a 82 por ciento.

Contra las paperas: De 97% a 73 por ciento.

Segunda dosis de la vacuna contra las paperas: De 99% a 73 por ciento.

Contra el rotavirus: De 77% a 82 por ciento.

Contra el neumococo: De 88% a 86 por ciento.

Contra la hepatitis B: De 55% a 56 por ciento.

Contra Haemophilus influenzae tipo b: De 88% a 82 por ciento.

Contra la poliomielitis: De 88% a 82 por ciento.

Contra la tuberculosis: De 96% a 76 por ciento.

De acuerdo con datos proporcionados por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), cientos de miles de niños no fueron vacunados el año pasado: 700 mil niñas contra el virus del papiloma humano; 250 mil recién nacidos contra la tuberculosis; 170 niños de 6 años con la segunda dosis contra el sarampión, rubéola y paperas; 138 mil niños de 4 años contra la difteria, tosferina y tétanos; y otros 50 mil de un año con la primera dosis contra el sarampión, rubéola y paperas.

Hace unas semanas, la asociación Cero Desabasto informó que en 2020 se aplicaron 15 millones de vacunas menos que en 2019 debido a que no las compró el gobierno.

Se comenta mucho sobre los efectos que a mediano y largo plazos causará la pandemia. Por lo visto también hay que empezar a pensar en las consecuencias que la falta de vacunas tendrán en las vidas de millones de niños y jóvenes.

No vamos bien…

Don`t copy text!