|  

Edición
Impresa

24 de enero

24 de enero

Mano abierta, puño cerrado

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Juan Carlos Ramos León.

Por la vida encontraremos algunas manos abiertas y muchos puños cerrados.

Habrá quienes nos ofrecerán una mano abierta para ayudar a levantarnos cuando hayamos caído y habrá, también, quienes, con el puño cerrado, querrán derribarnos cuando estemos en la cima.

Extraviados en el camino encontraremos siempre quien, con la mano abierta, nos señale la ruta a seguir y quien, con el puño cerrado, nos marque el alto cuando pretendamos pasar a través del sendero que se abre tras de sí.

También encontraremos a quien, con la mano abierta, nos ofrece la oportunidad de ser generosos y ayudarle con una caridad, y quien, con el puño cerrado apretará con fuerza lo suyo para dejarnos en claro que no le somos necesarios y que, por ningún motivo se nos ocurra acudir a él buscando ayuda.

La mano abierta acariciará nuestra cabeza cuando seamos pequeños y cuando seamos ancianos, al igual que lo hará cuando nos encontremos enfermos o emocionalmente vulnerables; el puño cerrado será el que golpeará nuestro rostro en más de un desengaño o traición, y el que nos pondrá ante la disyuntiva de si volver a ponernos de pie a pesar del daño sufrido o rendirnos para permanecer por siempre sometidos a su yugo.

Han sido manos abiertas las que se han estrechado unas a otras para sellar acuerdos de paz que evitaron inútiles derramamientos de sangre; han sido manos abiertas las que han acunado en sus edades tempranas a quienes hoy son premios Nobel o a quienes se atribuyen ingeniosos inventos y descubrimientos que han cambiado el curso de la historia de la humanidad, y las que han tendido puentes entre un ser humano y otro, entre una nación y otra, y las que los mantienen abiertos.

Los resultados de los que dirigen con puños cerrados son y serán siempre mediocres de pronta caducidad.

Mano abierta y puño cerrado son los estilos que distinguen al líder del tirano; al que inspira del que infunde miedo; al que se sigue porque se le ama del que se le sigue porque se le teme.

Usted, ¿ha abierto alguna vez su mano o mantiene su puño cerrado en este momento?

Email : [email protected]

Don`t copy text!