|  

Edición
Impresa

17 de octubre

17 de octubre

Ideas progresistas

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
José Luis Guardado Tiscareño.

Nuestro país esta polarizado entre posturas de supuesta izquierda y derecha, entre supuestos conservadores y liberales, entre supuestos imperialistas neoliberales y puritanos republicanos, el debate de las ideas pareciera ubicarse en pleno Siglo XIX, esa época que tanto rememora y anhela nuestro actual presidente. La realidad es que cercanos al primer cuarto del siglo XXI las ideas, las formas y las posturas para abordar nuestra realidad son más fáciles de ubicarlas entre retrogradas que aspiran a los valores y las circunstancias del pasado y los progresistas que miran el porvenir afrontando y no negando las verdades de nuestra actualidad.

 

Es necesario señalar que dicha la polarización, desafortunadamente, no se debe a un debate de ideas ni posturas, si no que se ha centrado en la simpatía o rechazo a un personaje, al que si no se le rinde culto simplemente se le reprueba. Situación (reitero) sumamente peligrosa.

 

En este escenario, el día de ayer se viralizó una noticia que daba a conocer la postura del Papa Francisco, sobre las parejas homosexuales y como se reconocían, al menos por palabras del máximo jerarca de la iglesia católica, como hijos de Dios y como acreedores a derechos civiles que les garanticen igualdad de oportunidades y derechos.

 

Estas palabras cobran suma importancia en un contexto donde muchas veces se confunde y se mezcla los derechos humanos, civiles y las atribuciones del Estado con las ideas y posturas morales de una religión y de muchos de sus representantes. En la postura del Papa, se alcanza a reconocer como los prejuicios morales y las interpretaciones de ciertas doctrinas acaban por limitar y excluir los principios de igualdad y libertad que deberían de ser los preceptos de las relaciones de los individuos dentro de cualquier sociedad; al mismo tiempo, reconoce que es en el ámbito civil y no en el religioso donde se otorgan estos derechos, sin que ello implique alguna contradicción.

 

En buena parte de los países desarrollados y verdaderamente progresistas y democráticos este supuesto conflicto ha quedado resuelto desde hace muchos años, sin embargo, en México pareciera que seguimos muy lejos de lograr la ampliación y la garantía de igualdad en los derechos de todos los individuos sin distinción de sus preferencias sexuales, sus creencias, su origen étnico o su nivel socioeconómico, incluso la diferenciación de derechos entre hombres y mujeres siguen presentes en nuestras leyes.

 

La importancia de que el Papa se haya pronunciado en este sentido, reside en la posibilidad de poder erradicar los juicios de valor y prejuicios morales e ideológicos como argumentos legalmente validos para limitar y excluir a algunas personas de los derechos que otros gozan, como lo es la unión entre personas del mismo sexo, tal y como ocurre de facto en nuestro país.

 

Organizaciones y personajes que han fomentado el odio, la marginación y la exclusión a las personas homosexuales a partir de argumentos religiosos hoy se enfrentan ante el reto de tener que reconsiderar su discurso, limitándolo a ideas meramente individuales o colectivas que, por el hecho de no estar de acuerdo, no es suficientes para no otorgar y acceder a los mismos derechos que todos en teoría deberíamos de tener.

 

Es cierto, las palabras o las posturas que públicamente pueden darse no son suficientes para cambiar la realidad ni garantizar que en automático se otorguen y garanticen determinados derechos; seguirá siendo necesaria la presión social, pero sobretodo que nuestros legisladores, jueces e instituciones reconozcan sus atribuciones y correspondan a las se adapten a las nuevas realidades tanto actuales como futuras.

Don`t copy text!