|  

Jerez Mágico y Punto Final

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Pablo Torres Corpus
Pablo Torres Corpus.

El 13 de julio de 2007 Jerez se convirtió en el Pueblo Mágico número 32 de México, en ese tiempo el programa era la punta de lanza de la Secretaría de Turismo y del gobierno federal para propiciar el consumo interno.

El proceso fue largo y algo venturoso, honestamente quienes iniciamos en esa aventura poco sabíamos de los requisitos y del cabildeo necesario para acreditar a Jerez con ese título.

Afortunadamente todo salió bien, y en menos de dos años los recursos extraordinarios empezaron a llegar a Jerez; para 2009 se pudieron arreglar fachadas, rehabilitar completamente la red de agua potable y drenaje del Centro Histórico, así como iniciar los procesos de iluminación escénica y artística de los edificios más importantes.

Gracias al título de Pueblos Mágicos, se pudieron gestionar recursos extraordinarios para rehabilitar el teatro Hinojosa, el museo “Charro”, la casa de Ramón López Velarde, el jardín Brillanti y el panteón de Dolores.

Fueron episodios épicos para Jerez, según las cifras oficiales desde que se lanzó el programa nacional de Solidaridad, nunca se recibió tanto recurso para obras extraordinarias.

Lamentablemente al paso de los años y pese a ser el programa estrella de la Secretaría de Turismo, Pueblos Mágicos fue mermando en sus presupuestos, hasta el grado que ahora solamente se sobrevive con el nombramiento y una escasa promoción.

El capricho de muchos gobernadores hizo que se pasara de una meta de 35 pueblos mágicos a 132, lo cual es loable y válido; el problema es que los nombramientos crecieron casi 400% y los recursos se redujeron en 33%. Había muchos Pueblos Mágicos y mucho menos recurso.

Hoy, el programa Pueblos Mágicos agoniza, su permanencia y futuro dependen de la voluntad de los gobiernos estatales y municipales.

En Zacatecas los nuevos alcaldes y sus planes de gobierno serán decisivos para levantar o arruinar el título.

Por “pequeño” que sea el pueblo, el turismo local, los excursionistas siempre serán una fuente altera de recursos y la posibilidad de ser reconocidos por su patrimonio y legado.

Zacatecas tiene seis pueblos mágicos y en cada uno decenas de oportunidades de crecer, si no hay recursos tenemos la posibilidad de crear productos, “ganchos, anclas” que nos permita generar desarrollo económico.

Punto Final

Los cargos se confirman en la primera quincena.

Don`t copy text!