La vieja receta de la austeridad - Imagen Zacatecas

  |  

El tiempo - Tutiempo.net

La vieja receta de la austeridad

La vieja receta de la austeridad

Jaime Santoyo Castro

   |  4 mayo, 2020

Jaime Santoyo Castro.

 

¿Qué no hay otra? En México hemos visto, durante los últimos 50 años, una interminable serie de problema económicos que ha enfrentado la hacienda pública, cuyos compromisos de gasto son insuficientes frente a sus exiguos ingresos, pero siempre, una de las recetas suele ser la austeridad en el gasto público, que conlleva a la declaración de suspensión de obras y programas, cancelación de viáticos, y pago de líneas telefónicas, disminución de ingresos a personal de confianza, crecimiento cero de personal, etc. y para enfrentar esta crisis sanitaria y económica no podía ser la excepción, aunque no sea más que una solución retórica, pues no contribuye a mejorar la economía de la nación, ni se cumplen sus enunciados.

La disminución de sueldos y salarios es compensada con bonos; el crecimiento cero de personal, es sustituido por la contratación por honorarios, o por la autorización especial del jefe para contratar por excepción a algún influyente; las compras consolidadas que tienen el objeto de disminuir costos y los contratos de obra, son orientados en favor de proveedores agradecidos, y lo que es más grave; esta dizque disminución de prestaciones al personal, obliga a tender puentes hacia la obtención de recursos de manera ilegal, propiciando así la corrupción.

Esta receta entonces, no sólo no nos alienta; no creemos que se cumpla, y tampoco creemos que sea correcta. Un buen servidor, como los hay en los diversos niveles de gobierno, merece ser tratado con justicia, pero lamentablemente vemos que los amigos, que no son eficaces, reciben mejores prestaciones por ser amigos leales, aunque inútiles. El gobernante en turno les paga la lealtad a su persona, aunque no se cumpla con la institución ni con la sociedad, pero paga con los recursos públicos.

Ese es el verdadero problema de México y por ello creeríamos en una medida restrictiva del gasto cuando se anunciara la baja en nómina de los amigos; cuando se cancelaran las obras no esenciales; cuando se orientara el gasto a la creación de empleos y al desarrollo de oportunidades para los jóvenes y los pequeños empresarios; cuando se dedicaran los recursos a combatir la pobreza sin políticas asistencialistas y a generar capacidades para formar agentes de desarrollo y cuando veamos a los corruptos en la cárcel y reintegren lo saqueado al erario público. Entonces creeremos en una verdadera transformación.

Comentarios

De no existir previa autorización por escrito, queda expresamente prohibida la publicación, retransmisión, edición y cualquier otro uso de los contenidos.
Cambiar la configuración de la privacidad