|  

Un discernimiento racional

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Gerardo Luna Tumoine.

A propósito de manifestaciones o protestas colectivas, el respeto, el sentido común, la tolerancia y un buen discernimiento debe hacer de cada ser humano una de sus principales responsabilidades para aumentar su capacidad de convivir y de llegar a una conciencia del amor y la compasión en el mundo, independientemente de si otras personas creen en el mas allá, en el cielo o infierno, incluso en el renacimiento o en la ley del karma o no.

Aprecio que todas las creencias religiosas hablan de la necesidad de desarrollar la compasión, y que se puedan adoptar diferentes posiciones filosóficas, pero todos tenemos una consideración común por el respeto y la compasión.

Hay una tradición en la historia en el que Buda aconsejó a sus seguidores: “¡Oh, monjes y eruditos!, mientras el oro se prueba quemando, cortando y frotando, examinen sus palabras a fondo y acéptenlas solo entonces, podrán aprender el respeto por los demás”.  El estudio basado en la razón debe cultivar buenas relaciones entre todos los seres humanos. Hoy en día creo que la ética, la concentración y la sabiduría pueden ser útiles incluso para quienes no siguen ninguna tradición religiosa.

La virtud, la concentración y la sabiduría juegan un papel muy importante. La virtud es dominar el cuerpo y el habla. La concentración es enfocar la mente. La sabiduría implica ver la verdadera naturaleza del mundo. En consecuencia, la mente que nace de la sabiduría se dará cuenta de la realidad objetiva. Una  conducta virtuosa conduce a la concentración y la concentración fuerte conduce a la sabiduría de la meditación introspectiva.

La virtud incluye el dominio de los sentidos, evitar un modo de vida incorrecto y adoptar un modo de vida correcto. La concentración implica preservar cuidadosamente la mente para que no se esparza los pensamientos y emociones. La sabiduría implica el reconocimiento correcto de la impermanencia, la miseria y la abnegación.

El día de ayer que se celebro el Día Internacional de Mujer, y creo que las mujeres son más empáticas y sensibles a los sentimientos de los demás, cualidades que se aprenden primero de la mama que engendra. También hay evidencia científica de que cuando se trata de la compasión, las mujeres son más sensibles al dolor de los demás. Por lo tanto, siento que si más líderes fueran mujeres, el mundo sería un lugar más pacífico y comprensivo.

Don`t copy text!