|  

Edición
Impresa

26 de septiembre

26 de septiembre

Hacer una humanidad más feliz

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Gerardo Luna Tumoine.

Un imperativo categórico de todo ser humano es buscar la felicidad. Desde que nacemos estamos preparados para ser bondadosos y cuidar de los demás. Desde el momento en que nacemos dependemos del cariño de nuestra madre. El familiarizarnos con el hecho de que nos cuiden cuando somos jóvenes nos prepara para cuidar de los demás cuando podamos, pero sobre todo el ser afectuosos en diferentes etapas de al vida.

El problema es que el sistema educativo está orientado hacia objetivos materialistas, y no tiene en cuenta nuestra necesidad de mantener una mente sana y un cuerpo sano. Sin embargo, los alumnos reconocen y disfrutan de las clases impartidas por profesores que sonríen alegremente más que las impartidas por profesores cuya expresión es severa y sombría. Incluso los animales responden si tenemos afecto con ellos, los perros mueven la cola cuando reciben afecto del ser humano.

La cordialidad es el factor clave para crear una sociedad, grupo o familia alegre y un mundo más feliz. Conduce a un sentido de fraternidad y hermandad. Cada día veo en la sociedad que se va abriendo a un sentido de unidad de la humanidad, en la que la fe o el color sean secundarios al hecho de que todos somos iguales como seres humanos, tratarnos con respeto, tolerancia y afecto. Considero que es nuestra responsabilidad compartir con los demás lo que he aprendido de los demás sobre la paz interior, la contribución que la tranquilidad tiene que hacer para mejorar la salud mental y emocional para el bienestar humano.

Pensar solo en ‘mi nación’, ‘mi gente’, ‘mi grupo o comunidad’ está desactualizado. Este pensamiento egoísta estrecho conduce demasiado fácilmente al conflicto. Tenemos que considerar a la comunidad en general porque tenemos que vivir juntos, por eso tenemos que intentar educar a otros para que aprecien que la humanidad es una sola familia. Además de nuestra interdependencia, enfrentamos los serios desafíos del cambio climático y el calentamiento global que solo podemos enfrentar si actuamos juntos y nos ayudamos unos a otros.

Somos animales sociales, y si alguien está enojado contigo, es importante que seas cariñoso con él. El enemigo de hoy puede convertirse en el amigo de mañana. Si se comportan negativamente contigo y tú eres hostil a cambio, los problemas entre ustedes no tendrán fin.

*[email protected]

Don`t copy text!