El político más votado

Saúl Monreal Ávila, docente de la Unidad Académica de Derecho de la UAZ.
Saúl Monreal Ávila, docente de la Unidad Académica de Derecho de la UAZ.

Este hecho sin precedentes, lo único que refleja es el mayor grado de compromiso que debemos tener hacia la ciudadanía.

Amigas y amigos que siguen este espacio de opinión, les saluda como siempre con gusto, su amigo Saúl Monreal, antes que nada, quiero agradecerles a todos aquellos que votaron por un servidor, les agradezco su confianza, ya que el día de hoy puedo decir con orgullo que soy el político, que gracias al respaldo de toda la gente, he obtenido la mayor cantidad de votos en el estado en la historia de Zacatecas para cualquier cargo de elección popular que se haya elegido con 354,334 votos.

Este hecho sin precedentes, lo único que refleja es el mayor grado de compromiso que debemos tener hacia la ciudadanía, cada voto emitido implica una conexión con ustedes, una solicitud de respuesta y de atención a necesidades reales, y en mi, encontrará Zacatecas y su gente, a un verdadero aliado, muchas gracias.

Sin embargo la cuestión electoral ya no es un cheque en blanco, hemos sido testigos de un cambio en el comportamiento de nuestra sociedad al momento de elegir sus autoridades. El pasado 2 de junio, Zacatecas vivió una jornada electoral histórica, no solo por la magnitud de la participación ciudadana sino por la diferenciación del voto que se manifestó en las urnas.

Este fenómeno no es un hecho aislado, sino el reflejo de una sociedad que se politiza y analiza con mayor profundidad las propuestas y trayectorias y sobre todo, el trabajo de sus candidatos. En varios municipios y distritos, observamos cómo la ciudadanía ejerció su derecho al voto de manera diferenciada, eligiendo a Morena para la presidencia de México, el senado y las diputaciones locales, pero optando por otro partido en la presidencia municipal. En otras regiones, el patrón fue distinto, con votos para Morena en las elecciones federales y municipales, pero no en las diputaciones.

Este comportamiento electoral es una señal clara del avance político de la sociedad zacatecana. Ya no se vota por inercia o lealtad a un solo partido; se vota por convicción y análisis de cada cargo en disputa, el voto ya no es monolítico, sino reflexivo y selectivo.

Hoy los ciudadanos están más informados y comprometidos con el futuro de su comunidad y su país. Este avance es fundamental para fortalecer nuestra democracia y asegurar que los líderes electos realmente representemos los intereses y necesidades de la población.




Más noticias

Opinión

Contenido Patrocinado