El plus de lo local - Imagen Zacatecas

  |  

El tiempo - Tutiempo.net



El plus de lo local

El plus de lo local

J. Luis Medina Lizalde

   |  28 septiembre, 2020

José Luis Medina Lizalde

José Luis Medina Lizalde.

La estrategia contra la pandemia requiere de reforzamientos, de otro modo, el saldo trágico será mayor en lo inmediato y más duradero en sus efectos económicos y sociales. El error de concentrar la atención en López Obrador o López Gatell para alabarlos o denostarlos induce a desatención de la realidad cercana, esa que lleva a crisis de salud y muerte a personas de carne y hueso que conocemos.

Se aplica una estrategia general adoptada por el gobierno mexicano y elaborada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), como en todo el mundo.

Así como cada país aplica el mismo esquema general de respuesta según sus particulares condiciones, así los estados no pueden omitir particularidades en extensión territorial, concentración demográfica, cobertura de salud instalada y demás factores que inciden en el comportamiento de la epidemia y sus consecuencias en la economía.

En Zacatecas, coincidieron en el tiempo dos hechos que resaltan fallas de criterio y actuación de autoridades locales; la celebración de una boda a la que acudió la clase política del PRI local y el acto protagonizado por propietarios de salones de fiesta y eventos, demandando autorización para operar cumpliendo las disposiciones sanitarias, exhibiendo, de paso, que en esa materia se toleran excepciones, pues la boda tuvo lugar en uno de esos recintos.

El acatamiento a la sana distancia es más controlable en estos salones que en los sitios de reunión particulares, asegurando el porcentaje de asistentes permitido y la observancia absoluta de la distancia; el uso de cubrebocas y la verificación de la temperatura, junto con el uso de gel antibacterial, recibiendo con un mensaje persuasivo a los invitados y una puntual verificación de parte de la autoridad que nunca debe ignorar que “Orden dada no supervisada, vale una fregada”.

Zacatecas debería evitar meter a toda la población asentada en nuestro territorio en el mismo semáforo, como se hace en otras entidades. La Ciudad de México identifica a 26 colonias en semáforo distinto al general (en rojo) teniendo un territorio a cubrir varias veces menor al nuestro. Atenerse solamente al semáforo que desde el centro nos adjudican y no reflejar el desigual ritmo de propagación de la epidemia, nos impide respuestas igualmente diferenciadas en lo sanitario y en lo económico. Eso debe cambiar desde ya.

Se puede mejorar

Es tierra de nadie el abastecimiento de medicamentos y de tanques de oxígeno para las familias que no hospitalizan a sus enfermos (algunos aunque estén registrados) en algún régimen de seguridad social; las autoridades se mantienen pasivas ante el crecimiento salvaje de los precios, ante la falta de solidaridad de establecimientos que venden productos de los cuales depende la vida de alguien, y estos siguen con sus horarios de tiempos normales, ignorando que la muerte no tiene días festivos. Las autoridades deberían enterarse y actuar conforme al derecho, y si no dispone de facultades al respecto, existe el convencimiento; la persuasión.

La detección de contagiados puede mejorar si a cada persona cuya prueba es positiva, se le solicita la lista de personas con las que estuvo en contacto para prevenirlos y atenderlos, hasta ahora eso depende del sentido de responsabilidad del afectado y eso no debería ser.

La información de la pandemia es herramienta fundamental de la estrategia en el mundo, esa información genera comportamientos preventivos y orienta la búsqueda de curación. El tiempo transcurrido revela que la información del gobierno del estado no responde a la emergencia al reducirse a una especie de “muertómetro” en vez de propiciar la amplia difusión a los profesionales en aptitud de orientar, otro error consiste en no usar el potencial comunicativo de Sizart por pretender que la chamba lo hagan los medios de comunicación, muchos de los cuales no tienen interés en el tema más allá de lo rutinario.

Aquí y ahora

Lo drama de la emergencia mundial reside en el desconocimiento del virus que provoca el Covid-19; no hay recetas ni infalibles. Un análisis publicado esta semana en El Economista consigna el tamaño de lo que la humanidad ignora al consignar que gobiernos con mejores condiciones que las nuestras fallaron en sus respectivos pronósticos de contagio, concluyendo que “El número de contagios es siete veces más alto en Estados Unidos que el pronóstico oficial. En España habrá que multiplicar por 10, en Inglaterra por 14, en Suecia por 17, en Rusia por 27 y en India por 271”.

Sin dejar de escuchar al mundo, nuestro sentido de emergencia será más útil orientado a lo local, donde están los cercanos con los que podemos practicar la solidaridad concreta. Se acerca la temporada de influenza y el rebrote ya invade Europa.

Comentarios

Don`t copy text!
Cambiar la configuración de la privacidad