|  

Edición
Impresa

27 de noviembre

Imagen Zacatecas edición del 27 de noviembre de 2021

Discursos intrascendentes en la cumbre que debió haberse realizado vía Zoom

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Eduardo Ruiz-Healy.

Solamente llegaron 17 de los 32 jefes de Estado y de Gobierno a la denominada VI Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), realizada el sábado pasado en la Ciudad de México.

¿Cómo entender que los otros 15 no hayan asistido a una reunión que estaba programada desde hace más de un año? ¿Enfrentaban una crisis nacional? ¿Padecían de una grave enfermedad? ¿Decidieron que gastar dinero y muchas horas en sus viajes de ida y vuelta no se justificaba para participar en un evento que podría haberse realizado virtualmente?

Los que llegaron:

13 presidentes: Bolivia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, Guatemala, Guyana, Honduras, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela. Y el anfitrión, Andrés Manuel López Obrador, de México.

Cuatro primeros ministros: Belice, Dominica, Santa Lucía, y San Vicente y las Granadinas.

11 ministros de relaciones exteriores: Antigua y Barbuda, Argentina, Bahamas, Barbados, Granada, Haití, Jamaica, Nicaragua, Panamá, San Cristóbal y Nieves, y Trinidad y Tobago.

Los otros cuatro fueron el vicepresidente de El Salvador, el subsecretario de Relaciones Exteriores de Chile, la ministra de Transporte de Colombia y el presidente del senado de República Dominicana.

¿Por qué deben o no ser importantes estos países para el nuestro? ¿En qué nos beneficia a los mexicanos, exceptuando a los políticos, la relación con cada uno de ellos? ¿Van a contribuir en algo para que México sea más democrático?

Veamos

Por la calidad de sus democracias, de acuerdo con el Índice de la Democracia 2020, elaborado por la Economist Intelligence Unit (EIU), solo Uruguay, Chile y Costa Rica pueden enseñarle algo a México. De entre los 167 países incluidos en la matriz, los siguientes 22 ocupan estos lugares: Uruguay: 15; Chile: 17; Costa Rica: 18; Panamá: 40; Trinidad y Tobago: 41; Jamaica: 42; Colombia: 46; Argentina: 48; Surinam: 51; Perú: 57; República Dominicana: 63; Paraguay: 67; Ecuador: 69; México: 72; Guyana: 75; El Salvador: 77; Honduras: 88; Bolivia: 94; Guatemala: 97; Haití: 106; Nicaragua: 120; Cuba: 140; Venezuela: 143.

No aparecen en este índice Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Belice, Dominica, Granada, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, y San Vicente y las Granadinas, pero en otros índices de democracia obtienen mejores calificaciones que México.

Algunos de los participantes de la VI Cumbre, que se efectuó anteayer en Palacio Nacional, presiden o representan gobiernos autoritarios o poco democráticos que violan derechos humanos y matan personas. Otros, los más, que son incapaces de disminuir los niveles de pobreza e ignorancia de sus gobernados. Muchos son corruptos y a veces están coludidos con la delincuencia organizada.

En el Salón de la Tesorería de Palacio Nacional, que es la sede de las conferencias matutinas de AMLO, se escucharon los discursos. Algunos criticaron a la OEA; otros a Estados Unidos; algunos a Cuba, Nicaragua y Venezuela; la mayoría se quejó justamente por el acaparamiento que han hecho los países desarrollados de las vacunas contra el COVID-19.

Ningún discurso pasará a la historia como tampoco trascenderá la reunión que debería haberse realizado vía Zoom para ahorrarle recursos a un gobierno que predica la austeridad republicana.

Twitter: @ruizhealy

Don`t copy text!