|  

Edición
Impresa

20 de septiembre

20 de septiembre

La Casa del Adulto Mayor en Fresnillo

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email
Carlos López Gámez.

En esta minera ciudad desde el mes de noviembre de 1993 funciona la llamada, desde sus orígenes, “Casa del Anciano Prof. Felipe Delena Rivera”.

Se construye en una añosa casona que se utilizaba como base de la Benemérita Cruz Roja Delegación Fresnillo, por la calle Guanajuato, entre la Morelos y Zacatecas.

Por cierto, ambas instituciones surgieron por la férrea decisión de los Fresnillenses para dotar a la comunidad de instancias cuyo objetivo primordial es el de proporcionar los medios necesarios para atender las demandas de la sociedad en caso de contingencias o percances; además, ayudar a personas indigentes y mayores de edad.

Cada una por separado tiene su historia que es reflejo de la calidad humana de los habitantes.

En este caso, para hablar de los senectos fresnillenses, debemos abordar con absoluta responsabilidad y claridad las interminables gestiones de quienes encabezaban cada movimiento de las personas adultas y lograr la atención de las autoridades locales para darle solución a innumerables necesidades que aparecen al final del camino de los seres humanos.

Nos referimos concretamente a la incansable labor del profesor Felipe Delena Rivera para organizar a los adultos mayores, pensionados y jubilados a que tuvieran, en principio, un sitio adecuado para sus reuniones y eventos. Y, a la vez, obtener prestaciones de acuerdo a sus demandas tanto de salud como de transporte.

En los 70 acompañábamos al profesor Delena Rivera a sus juntas con otras personas para darle continuidad a sus peticiones.

Se reunían en casas particulares o espacios abiertos. Fue un batallar constante para que se les permitiera determinados lugares públicos para sus asambleas.

Era un constante peregrinar hasta que finalmente autorizaron que ocuparan un enorme galerón de lámina en la Lagunilla, el cual en la feria local se utilizaba como espacio expositor de los productos venidos del campo.

Un bodegón sin servicios con pisos de tierra que en tiempos de lluvias se convertían en un gigantesco lodazal y permanente humedad.

En una ocasión acompañamos al profesor Delena Rivera, quien había recibido al licenciado Euquerio Guerrero López considerado como apóstol de los senectos a nivel nacional.

Se entrevistaron con el alcalde en turno y le expusieron sus demandas y necesidades. Poca respuesta obtuvo, más sin embargo la lucha continuaba al sumarse más personas al movimiento.

Después del transcurrir de los años, el movimiento de las personas adultas iba cobrando cada vez más fuerza y se empezaron a sentir el interés de las autoridades tanto municipales como estatales para atenderlos.

Fue en ese tiempo que la Cruz Roja se muda a sus nuevas instalaciones fuera de la ciudad y la casona se queda abandonada.

Varios factores se mezclaron para que uno de los más caros anhelos de la naciente agrupación que desde el principio se llamó Instituto Nacional de la Senectud (INSEN) fuera una realidad.

El alcalde era Adolfo Yáñez Rodríguez, el gobernador Genaro Borrego Estrada y el presidente de la República Carlos Salinas de Gortari.

Los recursos para construir el nuevo edificio provinieron del programa de Solidaridad.

El arquitecto Guillermo Gurrola es el ejecutor de la obra. Así nació la Casa del Anciano que lleva el nombre del profesor Felipe Delena Rivera, fundador del INSEN en Fresnillo.

Al inmueble se le dota de lo más necesario para que fuera el centro de reunión de los beneficiarios. Se establecen servicios complementarios como enfermería, biblioteca, cocina, auditorio, sala de juegos, oficinas y espacios destinados a jardines.

El Club de la Tercera Edad, debidamente constituido en un tiempo administraba la Casa del Anciano, lo presidía Antonio Sifuentes Trujillo; actualmente la profesora Albertina Delena está a cargo.

Años más adelante se crearon otros clubs dentro de la institución, estos  llevan a cabo diversos eventos para la recreación de sus familias, entre ellos la coronación de la Reina de los Adultos, conciertos, audiciones, conferencias, etc.

En el presente el INAPAM tiene sus oficinas en este recinto, atendiendo lo que se relaciona a los servicios que se otorgan a las personas mayores del municipio.

Debemos señalar además que en un tiempo surgieron problemas interiores por diversas cuestiones sin llegar a mayores.

Por ejemplo lo que molesto e indignó a los beneficiarios cuando se les engaño con la dotación de enseres para cocina de mala calidad.

Se opusieron a ello logrando que los recursos que disponían se les entregaran para que las propias directivas y agremiadas decidieran que tipo de mobiliario y enseres querían.

A la fecha la Casa del Anciano en Fresnillo requiere de más apoyos de parte de las autoridades correspondientes.

También hay que decirlo, impidieron que seudo políticos   se apoderaran de las instalaciones con otros fines.

Don`t copy text!