Vacuna - Imagen Zacatecas

  |  

El tiempo - Tutiempo.net



Vacuna

Vacuna

Antonio Sánchez González

   |  8 enero, 2021

Antonio Sánchez González.

Todo el mundo lo ha olvidado, pero la palabra vacuna proviene del latín vacca, la vaca. Originalmente (1796), la palabra vacuna se refiere al pus contenido en las pústulas de la ubre de vacas con una enfermedad parecida a la viruela humana. La vacunación histórica consiste en inyectar este pus en individuos sanos para protegerlos de la viruela, la principal causa de muerte desde la desaparición de la peste (1720). El descubridor de la vacuna, Edward Jenner había observado que los campesinos en contacto con vacas con esas pústulas virulentas estaban libres de viruela.

A partir de ahí se concibió la idea de inocular la vacuna en niños sanos, utilizando el método de inoculación de la viruela pus ampliamente desarrollado en el siglo XVIII. Por lo tanto, la vacuna no fue el resultado de una revolución científica compleja, sino el resultado de la simple observación. La vacunación también se aprovechó de la improvisación. Si no siempre se encontraban las vacas enfermas, la vacuna tenía que vacunarse de brazo a brazo.

A medida que progresaba esta transferencia brazo a brazo, se debilitaba, se volvía menos eficaz y podía transmitir otras enfermedades. Aparte de estos problemas técnicos, la vacunación a gran escala no fue fácil en una sociedad rural con poca atención médica y falta de fondos para la higiene pública. Sin embargo, la vacunación despertó inmediatamente entusiasmo y los médicos, notables, parteras y madres comenzaron a vacunarse, ya que había una firme convicción de que podían erradicar la enfermedad.

Mientras que algunos escépticos denunciaron los riesgos de esta “animalización”, el procedimiento fue bastante bien aceptado. Aunque era contra natura aceptar los riesgos de contraer una enfermedad benigna para protegerse de otra más grave pero hipotética, las poblaciones rurales no carecían de ninguna cultura preventiva, ya que, en algunas zonas, la inoculación de la viruela de las vacas se había practicado espontáneamente en los niños.

Al final, los antivacunas (que han existido siempre) no cuestionaron el principio de vacunación, sino las circunstancias de la operación. Originalmente pretendían respuestas a preguntas prácticas: ¿a quién se debe vacunar? ¿en qué estación y a qué edad se debe vacunar? ¿era la vacuna sui generis o podría transmitir otras enfermedades como la sífilis? En este debate, la verdad no siempre estuvo del lado de los médicos. A pesar de sus efectos secundarios, sus riesgos y su eficacia muy imperfecta (en 1871, una epidemia de viruela atizada por una guerra mató a casi 200 mil personas) la vacunación original fue bien aceptada y este experimento podría alimentar la reflexión sobre los acontecimientos actuales.

Las vacunas ya no están disponibles por naturaleza, sino que se fabrican en un laboratorio donde se cultivan gérmenes atenuados o se elige parte de su estructura molecular para inyectarlos en individuos sanos para aumentar sus defensas inmunitarias. Desde entonces, las vacunas se han vuelto más seguras, eficaces e inofensivas a medida que se han aplicado a un número cada vez mayor de enfermedades. Sin embargo, su historia no fue una marcha triunfal. La más conocida de estas vacunas vivas atenuadas es el famoso BCG que, conteniendo elementos infecciosos, no estaba exenta de riesgos, como lo demuestra la tragedia de 1930, cuando 72 niños murieron de BCG mal dosificado y preparado.

Esta rápida perspectiva histórica revela una doble paradoja. Parecería que cuanto más técnicamente eficaces son las vacunas, más desconfianza generan. Sin embargo, su papel en la reducción de la mortalidad infantil de 150 por cada mil niños de 0 a 1 año en 1945 a 4 por cada mil hoy en día es innegable.

Vivimos la segunda paradoja. ¿Rechazar la vacunación en nombre de la violación de la libertad y la negativa a cualquier riesgo no significa aceptar la extensión de la situación actual en la que la libertad está severamente reprimida por el confinamiento, el toque de queda, los cierres administrativos, optar por la certeza de una epidemia duradera y mortal y resignarse a la aparición de una sociedad de desconfianza vigilancia y aislamiento?

Comentarios

 NOTICIAS RELACIONADAS

Don`t copy text!