×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Hay Festival
William Shakespeare y Miguel de Cervantes, un género por sí mismos 
Valeria Gil 04-09-2016 13:38 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




QUERÉTARO.- William Shakespeare y Miguel de Cervantes fueron el tema de conversación para Nell Leyshon, escritora del Reino Unido; Valeria Luiselli, ensayista mexicana, y Marcos Giralt Torrente, crítico y escritor español,  junto a la traductora Sophie Hughes en el Patio Delegación de Querétaro para el Hay Festival.

Los tres literatos hablaron de sus primeros acercamientos a estas grandes figuras de la palabra, y compaginaron en los recuerdos de su infancia con participaciones en obras teatrales o apariciones ocasionales de su obra.

Luiselli no tardó en referir a que lo que se lee en las escuelas “es terrible”, pues para ella se leería más si no se impusieran los mismos textos.

En su vida no fue difícil encontrar gusto en Shakespeare, pues considera que no hay una edad para leerle, simplemente es la educación la que define el gusto o interés.

Mientras tanto, Marcos Giralt hizo mención a la primera aparición del Quijote en España, pues éste llegó a dicho lugar en “su época más decadente”, por lo que se convirtió al poco tiempo en una sátira moral y dejó de ser “algo cómico”, a aquella llegada del texto de Cervantes, él considera, fue necesaria.

Leyshon mantuvo un carisma y conexión especial con el público durante toda la charla, al poner mucho detalle en sus movimientos al hablar, dijo que al escribir le gusta escuchar las voces del todo, para lo que se inspira en Cervantes.

Este evento, traducido al lenguaje de señas, llevó a los tres participantes a una dinámica de lectura sobre cuentos propios inspirados en Shakespeare y Cervantes, a elección. Cada uno leyó para los presentes un fragmento de su escrito.

Luiselli tituló su obra Shakespeare, Nuevo México; Leyshon compartió el cuento Cristal, mismo que forma parte del libro Lunáticos, amantes y poetas, y Giralt leyó su Abrir ventanas.

El enfrentamiento de los escritores invitados a dichos grandes de la literatura, los llevó a concluir que es un reto complicado el tomar una de sus obras como “inspiración consciente” pues ellos ya son un género por sí mismos.