×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Fragmentos
Un ingreso insuficiente
Sergio Martín Moreno 18-10-2016 14:17 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Entre los problemas que el país enfrenta tenemos el de la crisis de las finanzas públicas de la federación y de los gobiernos estatales y municipales en función principalmente de la baja producción y precio del petróleo. De esto se desprende la política fiscal actual de restricción al gasto que afecta a muchos programas de carácter social y desde luego a la inversión en obra pública. Esto se traduce en menor empleo y bienestar general.

Estas circunstancias indican también la necesidad prioritaria de ejercer el gasto de manera más eficiente, pero también de obtener mayores ingresos. La solución es, de nuevo, una reforma fiscal donde los ingresos tributarios se incrementen para sostener el gasto público y reducir la dependencia de la volátil renta petrolera.

Cada administración sexenal intenta una reforma fiscal y fracasa o logra una que es menos de lo que necesita. No hay que negar que hay avances y la prueba está en que la actual crisis de finanzas públicas sería peor si no hubiera habido la reciente reforma fiscal que aumentó los ingresos tributarios y la reforma energética que promete mejorar el manejo financiero de producción petrolera.

Una razón que dificulta el alcanzar finanzas sanas es que los gobiernos temen la represalia de los votantes si elevan los impuestos y por ello son reticentes a hacerlo, especialmente en el ámbito local. Otra razón son los grupos de interés, tanto de los empresarios, como de los representantes de partidos políticos que en sus plataformas plantean defender intereses populares. Por ello, el gasto de capital político en cada administración es tan alto para lograr avances substantivos que al final los políticos claudican.

Las perspectivas no son alentadoras. La valoración baja de la actividad política por parte de la población deslegitima el esfuerzo fiscal y lo anula.