×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Cartas desde el exilio
U?na izquierda cansina
Miguel G. Ochoa Santos 16-05-2016 00:09 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Quieren jugar en las grandes ligas de la lucha por el poder y se comportan como niñatos lastimeros. Esa es la imagen que la izquierda latinoamericana hoy trasmite. Blandieron la superioridad moral, presuntamente inherente al espíritu rojizo, pero en cuanto escucharon el sabroso tintineo de las monedas cayeron de rodillas ante el imperio del capital que tanto despreciaban.

No resistieron la fuerza gravitacional del oro y pronto se abismaron en el laberinto de las intrigas y los palacetes. Olvidaron la ética y el decoro, utilizaron las emociones de los de abajo para apelar a una agreste defensa de los fines supremos del pueblo, enmascarando así la voracidad suya.

Ha sido grotesco ver llorar a Lula y a Dilma, escondidos tras el cobertor de la conspiración derechista, como si desde el principio desconocieran que el juego del poder político es todo menos afable y cariñoso, limpio e hidalgo. Allí el lance es a matar porque las cantidades que están en disputa son bestiales y alcanzan para embolsarse una buena tajada, una vez descontadas las aportaciones a partidos y eternas campañas electorales.

Hugo Chávez había llevado al clímax la construcción de una sensibilidad paranoica y temerosa, para movilizar a
las masas empobrecidas y un sector de la burguesía contra los asaltos de intereses conservadores, por cierto,
similares a los suyos. Pero Madurito creó un nuevo género de ficción política, fundado en el mito cómico de la reencarnación del caudillo en una suerte de pájaro chogüí, el cual le dictaba mágicamente lo que debía hacer diariamente. ¡Impresentable!

No entendieron que el realismo mágico fue un lema mercadotécnico y acaso, por ello, lo aplicaron a la gobernanza de sus naciones. En las mismas anda la izquierda pragmática en nuestro país. Usan a los pobres sin ruborizarse, pero de configurar alternativas sólidas al statu quo, nada. Lo suyo son los embates en corto, las ocurrencias y los sueños de seguir en la pasarela fashion de las élites.