×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



De mis apuntes
Sindicato Minero 1 de Mayo
Carlos López Gámez 06-05-2016 20:19 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / Trabajadores del sindicato minero de fresnillo (1935). Foto: Carlos López Gámez.
Hace algunos años cuando se llevaba a cabo la pesquisa para tratar de conocer un poco más de la historia relativa al sindicalismo en este solar minero, obtuvimos información proveniente de diversas y dispersas fuentes, que al darle seguimiento pudimos reunir elementos que se requerían en su momento y con fundamento en ellos nos enteramos cómo se gestó la creación del primer Sindicato Minero de Fresnillo.

Lo anterior se relaciona a un fatal accidente ocurrido en el tiro Beleña a las 7:30 horas del 29 de mayo de 1923, provocando la muerte de varios mineros, resultando otros más heridos cuando se estrelló en la superficie la cruceta en la cual ascendían de las profundidades del tiro la cuadrilla de obreros, luego de terminar con sus labores correspondientes al turno de tercera.

El lamentable percance provocó además la primera huelga minera en este lugar, misma que duró por un espacio de 14 días, levantándose el 10 de junio del mismo año.  Al reanudarse las labores, se plasmaron en el papel tanto obligaciones como derechos de empresa y trabajadores.

Las demandas de los paristas fueron satisfechas en su mayor parte, por otro lado para evitar otras consecuencias se procedió a la formación de lo que sería el primer sindicato minero en este lugar.

El nacimiento del gremio, que en su momento velaría por el bienestar de los mineros y las familias fue el 12 de junio de 1923 y se le denominaría “Sindicato Minero 1° de Mayo”.  En 1934 se convertiría en la Sección 62 del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros y Metalúrgicos y Similares de la República Mexicana.

A partir de esa fecha, ya contaría con edificio propio, que en principio fue de dos niveles, ubicándosele en la acera oriente de la Plaza de Armas (Jardín Madero).  Su primera directiva estaría a cargo de Antonio L. Gómez, Juan Posada y Pascual Menchaca, entro otros.

Decidimos abundar en el tema anterior con el propósito de hacer mención a la gigantesca manifestación obrera que se llevaba a cabo el 1° de Mayo, consagrado al Día Internacional del Trabajo, que en este mineral era sumamente concurrido.

Sobresaliendo las numerosas columnas integradas por sindicalistas de toda índole, recorriendo las serpenteantes callejas del mineral con sus demandas laborales, para terminar frente a la sede del gremio minero, y porque el pasado primero de mayo la fecha y significado pasó desapercibido para todos. 

Sintiéndose a la vista que la tradición vinculada con los sindicatos se está perdiendo como otras fechas más.  Al respecto nos preguntamos ¿y el sacrificio de tantos obreros por defender sus derechos ante los constantes abusos de los patrones, de nada ha valido? A poco ¿las numerosas demandas de los trabajadores han sido totalmente satisfechas?

En ésta columna mencionaré a un convencido obrero de la empresa minera, que siempre fue fiel a sus principios, más aún cuando se relacionaba con los derechos de los trabajadores, me refiero a Don Pedro Casas Torres, militante del sociedad minera, de quien sus biógrafos resaltan que las raíces del primer sindicato minero en Fresnillo, tiene estrecha vinculación con los Sindicatos de Mecánicos, Carpinteros, Forjadores, Caleros, Ferrocarrileros, etcétera.  Antes de ese nombre operaba como Unión de Mecánicos 26.  El sindicalismo, decía Don Pedro, siempre fue alentado por Lázaro Cárdenas.

También se refiere cuando al Sindicato Primero de Mayo se le otorga la filiación como sección 62 del SNTMMYSRM, el obrero Daniel Aguayo, se desempeñaría como el primer secretario General.  En el año de 1937 don Pedro asumiría el cargo.

Además, se revela en los apuntes, don Pedro también ocuparía los cargos como tesorero, secretario de organización, entre otros, en posteriores directivas.  También fue fundador de la Clínica 20 de Noviembre, que ubicaríamos en el presente en la acera sur del Jardín Madero.  Más adelante, participa en la realización del proyecto de un nuevo hospital para mineros y familias, el cual llevaría el nombre de Miguel Hidalgo al cual se cambió la clínica.

Quienes participaban con responsabilidad en el sindicalismo minero, en este caso, como lo hiciera Don Pedro Casas Torres, era procurado por diversas agrupaciones e instituciones para emprender proyectos de diversa naturaleza, por ejemplo se desempeñaría como presidente del Consejo de Vigilancia en 1941 de la Sociedad Cooperativa “La Azteca”, al servicio de los trabajadores de minas y familias.

Para cerrar esta croniquita del primer sindicato minero en Fresnillo y de su influencia en todos los sectores citadinos, indudablemente Don Pedro fue producto de ese tipo de organizaciones obreras y por ser una persona muy estimada por la sociedad, llegó a desempeñarse como alcalde municipal, la primera vez con un papel interino y después fue electo constitucionalmente.  Por cierto, su gestión y obra pública jamás ha sido superada.