×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Fragmentos
Salario mínimo (IV)
Sergio Martín Moreno 10-01-2017 14:09 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Un estudio reciente del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI) concluye que la fijación institucional del salario mínimo si es relevante en el mercado laboral aunque no sea dominante, pues su influencia va más allá de su nivel. Es decir, que se incremente el salario mínimo substancialmente como se propone tendrá un impacto no solo a este nivel salarial, sino desde uno hasta 5 salarios mínimos. Más allá de este último nivel salarial la referencia ya no es válida y su influencia decae.

Nuestra contención por un aumento importante al salario mínimo, la propuesta es por un incremento de alrededor del 22%, no es solo por su impacto directo y de referencia a otros salarios. Sino también, primero, por qué tipo de empresas los emplean y bajo qué modalidades; y, segundo, por la generación de expectativas inflacionarias.

El primer tema es que es probable que una parte de las personas que reciben el salario mínimo queden desempleadas porque los patrones consideren que los costos laborales son altos y su manera de responder sea pasar a la informalidad, donde el cumplimiento de este precepto legal y otros no se cumplen. Esto último, puede ser el caso de las empresas micro y pequeñas, donde este empleo al nivel del salario mínimo es importante y que por su escala hace posible el tránsito a la informalidad más fácil.
Otro argumento asociado es que si se va a pagar un salario más alto los patrones busquen a personas más calificadas para hacer el trabajo desplazando así a los empleados con menor preparación y/o talento.

El segundo tema es el de las expectativas inflacionarias. El que la gente crea que un incremento de los salarios mínimos provocará inflación generará expectativas en esa dirección y más cuando hay un ambiente propicio para ello con la depreciación importante del tipo de cambio.