×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Oriéntate
Riesgosos hábitos alimenticios de los universitarios
Redacción 03-08-2016 21:24 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / Entre clases consumen de todo, menos frutas y verduras.
Cortesía / En las cafeterías se ofrecen alimentos saludables, pero dentro de las escuelas prefieren los que son bajos en aporte nutrimental.
ZACATECAS.- Es común que alrededor de los planteles educativos haya comercios en los que los estudiantes puedan comer; desafortunadamente, la mayoría de ellos ofrece alimentos con altos niveles calóricos y bajos en aporte nutricional.

La Revista Digital Universitaria de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) publicó datos sobre un estudio en el que se encontró que “a pesar de que los alumnos tienen estudios de nivel superior -y en consecuencia deberían de conocer ampliamente lo que más conviene a su salud-, se presenta el hábito sobre la ingesta de alimentos hipercalóricos.”

Dicho estudio detectó que “las jornadas diarias de estudios son de mínimo seis horas, la mayoría de los alumnos hace al menos una comida al día estando en el plantel” lo que favorece a que los alumnos prefieran los alimentos de preparación rápida y no los que la mayoría de las cafeterías ofrece como “comida saludable y balanceada”.

Sobre los alimentos de cafeterías y comedores, los investigadores de la UNAM encontraron que los universitarios adquieren y consumen alimentos primero “por gusto”, luego por “accesibilidad” y después por “necesidad”.

Es notorio como, a pesar de las campañas publicitarias sobre cómo adquirir hábitos saludables y llevar una dieta balanceada para prevenir y evitar el sobrepeso y la obesidad, la preferencia de los jóvenes sobre las comidas “chatarras” prevalece.

Incluso, entre clases, es común que consuman dulces y caramelos, en vez de frutas y verduras.
Respecto a las bebidas, la investigación señaló que sólo un cuarto de los estudiantes ingiere agua simple.

Otro factor que se suma a este cuadro es que la mayoría argumenta no tener tiempo para practicar algún tipo de actividad física, hecho que convierte a la obesidad en un factor presente en la vida universitaria.
en las cafeterías se ofrecen alimentos saludables, pero dentro de las escuelas prefieren los que son bajos en aporte nutrimental.