×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



“Retraso en la elección de fiscal permite a los sospechosos destruir pruebas”
Excélsior 20-03-2017 10:21 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Archivo / El aspirante a fiscal, Adolfo Roberto Palacios Santillán, tras una entrevista con Pascal Beltrán del Río, en Imagen Radio. Foto: Jonathan Castro I.

CIUDAD DE MÉXICO.- Adolfo Roberto Palacios Santillán, uno de los 23 aspirantes que buscan ser el Fiscal Anticorrupción aseguró que el retraso del Senado en la designación de la persona que ocupe este cargo no sólo dificulta el trabajo del elegido, también permite que los sospechosos de actos de corrupción destruyan las pruebas que los involucra en algún delito.

Lo anterior porque la Cámara alta ha aplazado en más de dos ocasiones, desde noviembre de 2016, el plazo para elegir al nuevo fiscal, aun cuando este fin de semana terminó de entrevistar a los aspirantes.

El hecho de posponer la designación del fiscal está sirviendo para dificultar la operación de éste y para que quienes pudieran ser sancionados por actos de corrupción tengan la oportunidad de destruir las pruebas que los incriminan”, explicó el maestro Palacios Santillán en entrevista con Pascal Beltrán del Río, para Imagen Radio.


Además aseguró que el problema de la corrupción tiene su base en un falta de la cultura de la legalidad, y esto sucede porque no se aplica la ley.

Tenemos un problema cultural derivado de la tolerancia de la autoridad a las infracciones de la ley, si esto no sucediera, las personas modificarían su comportamiento. Falta una cultura de la legalidad”, dijo el aspirante a fiscal.


El exagente del Ministerio Público federal, especializado en delitos de delincuencia organizada, aseveró que esa problemática además está ligada a la impunidad porque normaliza la corrupción en la sociedad.

Estos fenómenos de infracciones de la ley están ligados con la impunidad, en la medida que no aplican las sanciones que la ley establece, entonces la gente piensa que si no pasa nada lo va a hacer.


“Esa falta de aplicación de las sanciones de la ley es la que le da el permiso al ciudadano de infringir la ley porque no pasa nada”, afirmó Palacios Santillán.