×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



¿Está usted pasado de peso?

La Biblioteca
Rebelión en la granja
Alejandro Mora 22-04-2016 01:01 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Cortesía /
El poder por el poder. Toda la maldad humana está reflejada en animales con los que tarde o temprano terminamos relacionando con algún personaje público o a alguien cercano, conocido.

Rebelión en la granja, de George Orwell, refleja el panorama que viven los distintos grupos sociales en relación a quien ostenta el poder y la forma en la que lo ejerce.

La relación de animales con humanos pone un primer nivel de competencia que, en ese momento, une a los animales contra el enemigo natural: el hombre.

Pero una vez que este ha sido derrotado, surge una reacción tan humana que es espantosa en su mismo origen: la lucha por el poder entre semejantes.

Conforme avance, el lector se percatará que el objetivo anterior queda en el olvido porque ahora se lucha por dar a cada quien su lugar, y lo mejor de todo, es que como en las sociedades, los más inteligentes se aprovechan de los más ignorantes para asumir el control.

Caballos, cerdos, burros, gallinas, un gato y un cuervo son fieles representantes de la naturaleza humana que hace a unos y a otros no ponerse de acuerdo, someterse o ser sometido para que al final, las cosas sigan igual, que cuando se peleaba con el enemigo original. No falta la mención de los himnos, tan básicos en toda guerra.

El efecto que despierta cantar lo que se siente, hace que se lleve en el alma aquello que nos identifica y separa de los demás, aunque al final quede en eso, una simple canción que perderá todo sentido una vez que el ciclo se repita: el más inteligente hace uso de la fuerza que tienen los iletrados para lograr sus objetivos.

Los menos bendecidos asumirán que el destino así lo quiso y serán fieles soldados de eso que ellos mismos odiaron y combatieron, asegura Orwell.

Aunque la novela fue escrita a mediados del siglo pasado, su temática es tan vigente –y vergonzosa- porque demuestra que, en tantos años, no hemos avanzado como sociedad y sí, en cambio, hemos retrocedido a pasos agigantados en materia de igualdad.