×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



¿Va usted a misa los domingos?

Hay Festival
Poniatowska, la Princesa roja, cautiva a la juventud en el Hay Festival 
Valeria Gil 01-09-2016 23:10 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Valeria Gil / Tuvo una charla con el periodista catalán Xavier Ayén.
Valeria Gil /
Valeria Gil / “El país es suyo, son los dueños de este país, y créanlo, pueden hacer muchísimo; lo primero en la vida es un acto individualista que nos sirva a todos”, dijo a la juventud.
QUERÉTARO.- En el ambiente actual de claroscuros que atraviesa nuestro país hace años, la princesa roja, Elena Poniatowska, dijo a los jóvenes que acudieron al Teatro de la Ciudad en el primer día del Hay Festival Querétaro que:

“El país es suyo, son los dueños de este país, y créanlo, pueden hacer muchísimo; lo primero en la vida es un acto individualista que nos sirva a todos”.

En una charla con el periodista catalán Xavier Ayén, la novelista, poeta, periodista y activista mexicana, afirmó una vez más que en México el “decir las verdades” es complicado; sin embargo, existe la posibilidad de “levantarlo” con la búsqueda de oportunidades de educación y verdadero interés en la sociedad.

Poniatowska compartió con el público detalles de su obra y su sentir, dijo a quienes congenian con la entrega al periodismo que  "el periodismo es paciencia y humildad", explicó que el escritor espera a la inspiración y el periodista debe escribir en cualquier condición; esa obligada entrega va de la mano con la creatividad”, pese a lo que se diga de quienes se dedican a dicha profesión.

Sin borrar la sonrisa de su rostro y con ánimo de conversación, Elena no reparó en decir que lo sucedido en México desde el 2014 ha sido “terrible y lamentable”, en su opinión, la educación y los derechos humanos se han llevado en un decline imparable.

Aunado a esto, al cuestionarle sobre la situación política de nuestro país, dijo que definitivamente apoya al presidente del partido Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), “sé que no es un santo, nadie lo es, pero creo que ama a este país, lo conoce muy bien, creo que es un político que cuando dice primero los pobres, son primero los pobres”.

Por otra parte, para quienes gustan de la escritura, afirmó que si existe algo realmente bueno para quien quiera hacerse uno solo con la pluma, es ir a la cárcel, pues en ella están los auténticos personajes hambrientos de contar sus historias llenas de mentira o verdad, y no existe mejor ejercicio que partir de esas narraciones, como en algún momento lo hizo ella en la prisión de Lecumberri, con el muralista mexicano David Alfaro Siqueiros.

Ayén sacó a relucir a personajes objeto de su obra literaria y colegas entrañables. Al referirse al periodista Carlos Fuentes, Poniatowska reconoció que él profesionalizó la literatura mexicana, mientras que al mencionarle los nombres de Leonora Carrington, pintora, y Elena Garro, escritora, ambas mexicanas, hizo énfasis en que las mujeres...

“son el material aglutinador, el resistol; yo amo a las mujeres, sin ellas se caería el país en pedazos”.

Sus sueños y productos de inspiración
Luego de 45 minutos de reflexión, consejos y bromas entre seriedad, el público no perdió ni un momento para intercambiar frases con la mexicana, “¿qué sueñas?” se escuchó entre las butacas del Teatro de la Ciudad... 

“sueño que a mis nietos les va bien, y aunque suene tonto que a una ochentona como yo, aún le haga feliz soñar con su madre muerta, así es, y con mi esposo Guillermo Haro, que fue un estrellero, aunque esos no me gustan tanto porque sueño que me regaña”.


Refiriendo a su familia de origen polaco y de la realeza, y a su lugar de nacimiento, Francia, recordó que lo pequeño de su entonces país le inspiraba a buscar más, a crear; dicha memoria creaba en ella la inquietud inicial al arrastrar el lápiz por el papel, una de las armas que toma para trabajar en su próxima obra sobre un antiguo rey polaco, sin embargo, para este requiere un traductor, entre otros recursos, ya que comenta, no conoce el idioma, “yo no sé polaco ni de historia, llegué a México y me dediqué a puro jarabe tapatío”.

Y de Lupe Marín, figura protagónica de su más reciente texto publicado, Dos veces única, dijo haber disfrutado de las entrevistas con sus nietos, pues daban más y mejor material, ya que asegura, Marín era una pésima madre, pero una excelente abuela.

Esta última novela de Poniatowska habla de una mujer mexicana totalmente tragada por Frida Kahlo, en el sentido de que se deja en el olvido su historia, dijo sin pensar “la quise y la admiré, pero era una mula prieta, como le decía Diego Rivera”.

Entre bromas y su ya característica sencillez, rodeada de admiradores tanto de su persona como de su trabajo, sostuvo el interés por dar voz a:

"la gente buena, distinta, la que se dedica a causas sociales; esa gente me cautiva y a ellos quiero rescatar antes de colgar los tenis”.