×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



El Recreo
¿Patriotismo de regreso?
J. Luis Medina Lizalde 20-11-2016 17:13 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




?Como consecuencia de la victoria electoral de Donald Trump es anticipable  la reivindicación del  patriotismo como factor cohesionante  de una sociedad que se siente insegura. Amenazada y agredida por el ascenso al poder de personajes políticos  estridentemente antimexicanos que han sido invitados al gabinete de Trump que relevará al de Obama  en el ya muy próximo enero de 2017.
El nacionalismo mexicano es percibido como estorbo por la élite gobernante que ascendió al poder en México a partir del sexenio de Miguel de La Madrid. 
Intelectuales como Aguilar Camín  identificados con los cambios neo liberales  desplegaron una campaña de persuasión asociando el nacionalismo con el atraso, el aldeanismo y la resistencia al cambio, promoviendo la aceptación pasiva de la alineación mexicana al Consenso de Washington, expresión mediante la cual se alude a las directrices privatizadoras que entronizaron al capital especulativo en detrimento del capital productivo y que cercenaron a los estados nacionales a hasta sacarlos de la conducción de la economía en beneficio de las voraces trasnacionales. 
Los gabinetes sucesivos  desplazaron gradualmente  a los egresados de la UNAM y por los del ITAM,  posgraduados en Harvard y Yale reciben la encomienda del desmantelamiento del Régimen  perfilado en la Constitución de 1917 a la que le introdujeron cambios  facilitadores de la integración subordinada pactada en el Tratado de Libre Comerció por Salinas de Gortari.
Los egresados de la educación superior privada de la época neoliberal , como altos operarios del régimen que poco a poco cambia de rostro,  impusieron un nuevo trato  a lo educativo dónde se invirtieron los términos: el estado iniciaría un viraje  que significa que la educación a estimular es la privada y asumiendo que la educación pública es una carga financiera, ya no más” la mejor inversión del estado” , filosofía que se arraigó entre las masas desde la obra fundacional en la materia de José Vasconcelos, Secretario de Educación  del General  Álvaro  Obregón, se elimina la educación cívica de los planes oficiales y la educación privada se ocuparía de forjar a las nuevas generaciones de la alta burocracia  amparadas en  una publicitada “calidad” que no resiste el menor análisis.
El Ejército Mexicano, otrora orgulloso bastión de nuestro nacionalismo, abandona la resistencia  y termina enviando a sus jóvenes oficiales a “ perferccionarse” a los Estados Unidos con resultados terribles. 
La generación enviada por Ernesto Zedillo a capacitarse en tácticas contra insurgentes para combatir al EZLN, a su regreso, prefieren el camino seguido por muchos militares latinoamericanos y aceptan  ocuparse de la seguridad del entonces poderoso narcotraficante Cárdenas Guillén , capo del cártel del Golfo, dando origen a los temibles “zetas”, que luego se convirtieron en la pesadilla que son.
?

Apóstoles del entreguismo ?
?Los intelectuales  reclutados por el salinismo encontraron las puertas abiertas en los grandes medios de comunicación con Televisa  al frente. Su prédica contra  toda noción de patriotismo desterró del lenguaje  de los políticos y confinó a las multitudes a las manifestaciones de depresión y euforia como efecto directo de las derrotas y triunfos de la Selección  Mexicana de Fútbol  y toleró indulgente la persistencia de septiembre, Mes de La Patria, quizás como consciente homenaje a la referencia doctrinaria mexicana más a la mano, el general  Porfirio Díaz, autor en mucho de la tradición  celebratoria  de los “héroes que nos dieron patria”.?

Saltó la liebre donde menos se esperaba?
?Si hasta el 8 de noviembre solíamos pensar en la honestidad como el atributo indispensable de los gobernantes, a partir de Trump hemos de reclamar que además de honestos sean patriotas y no entreguistas.  El nacionalismo viene de regreso gracias al voto de los británicos contra La globalización y al ascenso de los nacionalismos  excluyentes y xenóbobos  en “el primer mundo”, que en vez de ver la tragedia de las oleadas migratorias en volumen sin precedente como el saldo trágico de la globalidad neo liberal los ven como los culpables de sus males.   
La quiebra de Detroit, legendaria meca de la industria automovilística,  es el cumplimiento de la anticipación al alcance de todo ciudadano medianamente informado: los tratados de libre comercio producirían élites con riqueza sin precedente y mayorías  excluídas del desarrollo 
 Pensamos equivocadamente que  la rebelión contra el modelo neoliberal con su prédica de divinización del libre mercado  vendría tarde o temprano, pero entendíamos que tal rebelión vendría  de la parte perdedora, es decir, de nuestros países y dentro de nuestros países de las empobrecidas zonas rurales y de los cinturones de miseria de las ciudades, pero primero vino de la flemática y bien vestida ciudadanía inglesa y ahora de la clase media blanca de nuestro vecino rico. 
¿Adiós al entreguismo nuestro?
Nos encontramos el jueves en el Recreo.