×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Una mirada al mundo
?Pagar la tenencia o morir en el intento
Ricardo González 09-03-2016 21:04 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Sé que responderán que la tenencia ya no se paga. Lo que creo nos hizo el gobierno fue una treta: nos dejó el mismo pago y le cambió el nombre. 

Tenía exactamente un año que no me aparecía por una oficina de recaudación; había olvidado lo que es hacer un trámite los inicios del año.

Ir a una oficina de gobierno a realizar cualquier actividad en nuestro país y en nuestro estado es una
hazaña. Es entrar a un mundo donde te recuerdan lo poco que le interesas al Estado.

El primer paso es llegar a hacer fila, los problemas surgen cuando no te formas en la fila correcta y nadie de los encargados te auxilia.

El ambiente en la sala es como una amalgama de estratos de la sociedad. Al estar formado no dejas de sentir el temor de que se pase tu turno o de que alguien más vivo se nos adelante.

Llegar a realizar un trámite entre 10 y 11 de la mañana es llegar a oler gorditas, burritos y cuanta garnacha cruce por nuestra mente. Por favor, no moleste a las muchachas en estos horarios.

Nunca falta la persona en la oficina que es muy buena para platicar. Esta persona por lo general entretiene a la responsable de atendernos.

También es común que entre las personas en la línea y quien atiende haya lo que sean conocidos, si por error a esa persona no le adelantaron el turno, al llegar con su conocido se tomarán una charla de actualización.

En algunas oficinas de recaudación han aparecido un nuevo tipo de empleado al que denomino “coyote de oficio”, quien en teoría debería auxiliar a las personas para que al llegar a ventanilla lleven en orden sus documentos.

Pero en la práctica te hacen el trámite por una módica comisión o de forma gratuita si eres su familiar, conocido, vecino o amigo.

Pero no todo son cosas negativas, también he visto cómo a personas que vienen de municipios les ayudan a solventar lo faltante.

Secretarias que tienen que hacer magia con las impresoras y fotocopiadoras, el sentido común y un rollo de cinta diurex han evitado las visitas de los técnicos.

Además, he visto funcionarios que atienden a un número imposible de personas en una jornada de ocho horas.

Algunos de los trámites -casi la mayoría- pudieran ser realizados vía internet o con cajeros electrónicos, cómo los que hay en los kioskos de Gobierno del Estado.

Los procesos administrativos tienen mucho que mejorar; el trato que recibe el ciudadano común en cualquier oficina de gobierno es el trato que le da el Estado.