×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Ochos en el piso de la soledad
La tejedora
Salvador Lira 30-10-2016 20:05 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / Manuscrito del poema Mientras muere la tarde de La sangre devota.

Es el interés por describir un espacio con su personaje uno de los primeros recursos poéticos que se perciben en la etapa inicial de los versos de Ramón López Velarde.

 
Es casi como la formulación de un retrato mediante palabras. Ya, en la descripción del paisaje y el ambiente, los destinos del poema corren en diversas fortunas. 

La mujer descrita en La sangre devota es aquella dama solitaria, en su perenne vaivén de la provincia o la doncella inocente, pura y salvadora, renovada dona angelicata. En ambas, jamás habrá consumación, tan sólo la contemplación del poeta y su amplio venero de sueños.

Ramón López Velarde no sólo tiene afición por la ciudad provinciana y sus senderos. Es la mitificación de una vida llena de costumbres, que lejos de añorar la modernidad, se reinventan en su cúmulo incansable del alba y las estaciones de un año, que no importan. 

La tejedora se propone como el poema que, en las débiles manos de la dama, otorga nacimiento y renovación al mundo. La imagen pareciera ya un tropo sagaz del Finisterra: dama entre el silencio del atardecer y la lluvia cayendo, rayos que por instantes iluminan penumbras de olvido.  
En esa soledad y mutismo, cae el fervor lopezvelardeano. 
 
¡Oh, yo podría poner mis manos
sobre tus hombros de novicia
y sacudirte en loco vértice
por lograr que cayese sobre mí tu caricia,
cual se sacude el árbol prócer […].

El anhelo corre por dos direcciones. Una, las definiciones mujeriles del jerezano con la doncella virgen. Por ello el amplio uso de madrigales. También, el secreto al que jamás logrará llegar el poeta:
 
Pero pareces balbucir,
toda callada y elocuente:
“Soy un frágil otoño
que teme maltratarse”
e infiltras una casta quietud
convaleciente y se te ama en una tutela suave y leal,
como a una párvula enfermiza
hallada por el bosque un día de vendaval. 

La otra dirección: poesía, significado y música. López Velarde reconstruye el crujir de las agujas, la inercia de las penas y el ciclo melodioso, palingenésico.
 
Tejedora: teje en tu hilo
la inercia de mi sueño
y tu ilusión confiada;
teje el silencio; teje la sílaba medrosa
que cruza nuestros labios
y que no dice nada;
teje la fluida voz del Ángelus
con el crujido de las puertas:
teje la sístole y el diástole
de los penados corazones
que en la penumbra están alertas. 

El eterno manto que realiza la tejedora es el corazón ensangrentado, cual manto de Verónica, la dolencia del poeta. En el andar y diseño de la efigie femenina, se impone la confirmación de Ramón López Velarde entre ánimas y divagaciones. Él va entre el atardecer “a través de una cortina ideal / de lágrimas, en tanto que tejes dicha y luto / en un limbo sentimental”. 

*Escritor e investigador