×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Usted ¿Cómo castiga a sus hijos?

Cosas de Jerez
No hacer cosas malas como buenas, ni como malas 
Javier Torres Valdez 08-11-2016 16:45 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




A la mente del ser humano, acuden  buenos y malos recuerdos y en estos días, acude a la mía, el recuerdo de Andrés Bermúdez, singular personaje de la política pueblerina, querido por algunos, odiado por otros más, a quien acusaron de ser un presidente municipal de poca inteligencia, a lo que yo podría aclarar: Era inculto, pero de tonto no tenía un pelo. 

El exmunícipe tuvo entre sus ocurrencias, traer una facultad de la Universidad Autónoma de Zacatecas (UAZ) para que los jóvenes jerezanos tuvieran la oportunidad de estudiar, cosa que él en su juventud no tuvo, teniendo que emigrar para lograr subsistir.

Tuvo también la buena idea de dotar a los estudiantes de un transporte a la ciudad de Zacatecas para que quienes estaban inscritos en alguna carrera y tuvieran un gasto menor, dicho en otras palabras, fue un impulsor de la educación.

Entre las malas ocurrencias que tuvo, fue la de contratar una persona para que atendiera el cuidado del jardín principal y dicha persona sin previo aviso, empezó a “pelar” el jardín, derribando árboles y arbustos, para darle una fisonomía tipo California, de inmediato brotó el descontento, al que éste semanario se unió de inmediato.

El coraje de Bermúdez lo impulsó a “mentar madres” hacia todos los que se opusieron a su idea de transformar nuestro jardín, pasó algún tiempo y pensamos que por fortuna, no volvería aparecer otro “mochárboles”.

Lamentablemente en el gobierno de Pepe Pasteles apareció un contratista, venido “sabrá Dios de donde” y presuntamente, luego de otorgar el consabido diezmo triplicado, empezó a levantar las losas de la calle San Luis y de la García Salinas, derribando criminalmente los árboles plantados junto a las banquetas.

La diferencia del “mochárboles Bermudista” y el que ahora destruye los arboles en la mencionada calle, es que el primero usaba motosierra y el actual utiliza un trascabo y un bulldozer, para arrancarlos de raíz. Dicho de otra manera, ha cobrado por deforestar ésta vialidad.

Mientras eso sucede con árboles que brindaban sombra y protección a peatones, varios fresnos del jardín principal que se encuentran totalmente secos, amenazan con desplomarse sobre los andadores, (como ya sucedió), poniendo en peligro la vida de los transeúntes.

En éste caso, no se trata de culpar a nadie y ya ni siquiera se trata de evitar la deforestación, porque eso ya sucedió, sino  de aclarar que, aunque la responsabilidad del caso no es del  actual alcalde Fernando Uc, los pocos enterados, lo mencionan como autor del problema.

Quizá deberíamos remontarnos hasta los tiempos en que resultó electo como presidente de Jerez, Gonzalo González del Río, quien solicitó al Gobierno Federal algunos cientos de árboles, para reforestar la ciudad.

Sucede que los árboles solicitados los surtieron en la variedad de olmos chinos, que son caducifolios y que tirando sus hojas en el invierno general una buena cantidad de basura, entonces nada mejor para gente holgazana, que destruirlos para evitar ese problema.

Quizá para evitar esas malas interpretaciones, deberían ir al Pueblo de Susticacán, para que aprendan un poco de ecología, me refieron a los “babalucas”, que contrataron la destrucción de los árboles, origen y causa de esta columna de protesta.

Garrotazo dado ni Dios lo quita, pero ojalá, que si persiste la idea de arrancar árboles, acudan al jardín Rafael Páez y preguntar cuales árboles están secos , para que procedan a su derribo, así los ladrilleros, pueden pagarles mejor el viaje de leña, cuando ésta ya está seca.

De aquí en adelante, quizá deba aprovecharse la opinión del “Consejo Consultivo”, si es que lo hay, ya que dijeron que sería formado o en última instancia la opinión de los regidores, para que al menos no carguen con las culpas de otros con menos visión, pero con más ambición.