×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Una mirada al mundo
Neonazis y neosoviéticos
Ricardo González 25-05-2016 20:50 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Ultraderechas e izquierdas radicales llevan desde la crisis del 2008 tomando cada día un papel más importante en la política europea.

En Austria, la presidencia federal se definió entre un candidato independiente y uno de ultraderecha. Uno de los países con mejor nivel de vida en la Eurozona estuvo a punto de girar su política radicalmente hacia la derecha.

El candidato ganador lo hizo por un pequeño margen y curiosamente los votos que le dan el triunfo al candidato independiente son los que emitieron los ciudadanos austriacos avecindados en otros países.

En Polonia, los ultras han comenzado a realizar reformas constitucionales pese a las advertencias de la comunidad europea. 

En España, las elecciones generales de diciembre arrojaron un parlamento dividido; los principales partidos no lograron sumar la mayoría necesaria para conformar gobierno, por tanto las elecciones se volverán a repetir el 26 de junio.

Los dos partidos tradicionales son fuertemente cuestionados, el Partido Popular (PP) mantiene su votación y se mantiene como el partido más votado, el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) baja a tercera posición, desbancado por Podemos, el cual en la elección pasada quedó en tercer lugar a pesar de ser un partido de nueva creación.

Podemos tiene un discurso de esa izquierda setentera que, repetido en nuestros días, causa primero buenos comentarios, pero después de que se analiza se desvela una postura irracional e intolerante. 

Quieren hacerse con el poder para desconocerlo desde dentro y desbaratar las instituciones que mantienen cohesionada a España.

La derecha o el PP se han instalado cómodamente en su amplio electorado para no hacer propuestas radicales –al menos en público. Están salpicados por varios casos de corrupción, su principal caso fue la nómina secreta dispersada desde la dirección central del partido.

El PSOE es la izquierda tradicional e histórica española, que junto con el PP se ha turnado en el gobierno federal. 

Cruzando el charco vemos como Venezuela está a punto de irse por la borda, mientras que la Coca Cola anuncia que suspenderá la elaboración de varios productos y el gobierno bolivariano dice que por fin venció al enemigo yankee.

La oposición ha encontrado una gran cantidad de trabas a pesar de controlar el Poder Legislativo.

Lo impensable ha ocurrido en Brasil, la presidenta ha sido removida por un cuatro meses, pero según dicen la quieren apartar permanentemente. Más que un caso de lucha anticorrupción, se ha convertido en una lucha de los grupos políticos por la sucesión presidencial.

Espero, querido lector, se haya olvidado un poco de las andanzas de los políticos de medio pelo que tenemos haciendo campaña en nuestro bello pero inseguro estado. Alégrese, las campañas ya terminan.