×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Carta al Niño Dios 2016
Necesitan una bici para no faltar a clases
Redacción 14-12-2016 13:38 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Imagen / Los hermanitos fueron abandonados por su papá.
GUADALUPE.- Aunque llueva, truene o relampaguee, los hermanitos De La Torre Ochoa, nunca dejan de asistir a la escuela, pues a pesar de que no tiene ni para el pasaje del autobús, saben que la mejor arma contra la pobreza es la educación.

Leonor Sarahí y Manuel Aarón, de 11 y 12 años de edad, viven en un pequeño cuarto con su madre, quien desde hace cinco años tiene que hacerse cargo de los dos por su propia cuenta,  ya que el padre de sus hijos los abandonó.

Juana Ochoa Dueñas, tiene que trabajar arduamente en el Relleno Sanitario para llevar algunos pesos a casa y tratar de sobrellevar una semana más, pero como misma asegura a veces las carencias son tantas que no tiene con que mandarlos a estudiar.

“Les digo que mejor se queden en la casa hasta que tenga dinero, pero ellos prefieren irse caminando antes que faltar”, platica su mamá, quien también recuerda lo duro que ha sido para ellos la ausencia de su padre, quien a pesar de dejarlos en el olvido lo sigue extrañando.

Y si en ocasiones no hay recursos para sus estudios, menos para su sano entretenimiento y esparcimiento al cual tiene derecho todos los niños, esto se refleja en que sólo cuentan con un balón viejo para divertirse los dos.

El sueño más anhelado de ambos, es tener una bicicleta “aunque sea una para los dos”, menciona la más chica, pues asegura así podrían trasladarse de manera más ágil a cualquier lugar cercano.

Sin embargo, saben que es un encargo difícil para el Niño Dios, por lo que ya perdieron las esperanza de recibir eso este año, pero con mirada triste dicen que mejor pedirán un balón nuevo con guantes de portero para el niño y una muñeco bebé para la chiquitina.