×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Hay Festival
?Mordzinski, el fotógrafo de las ideas, abre el Hay Festival Querétaro
Valeria Gil 01-09-2016 22:00 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Valeria Gil / La plática fue muy amena.
Valeria Gil / Daniel Mordzinski, llevó la batuta en la primera actividad del Hay Festival Querétaro, en la Universidad Anáhuac.
Valeria Gil / Su charla estuvo dentro del foro Hay Joven, espacio dedicado a universitarios.
QUERÉTARO.- El fotógrafo de los escritores, Daniel Mordzinski, llevó la batuta en la primera actividad del Hay Festival Querétaro, en la Universidad Anáhuac.

De origen argentino, pero radicado en París, Francia, es, además, el fotógrafo oficial de este evento cultural. Su charla estuvo dentro del foro Hay Joven, espacio dedicado a universitarios. 

Amante de la literatura y la fotografía, Mordzinski comenzó su participación al recordar al escritor mexicano, recientemente fallecido, Ignacio Padilla, quien participaría en este festival de las ideas, “Nacho está muy presente en esta ciudad”, dijo con visible afecto.

Detesto responder preguntas, “cuando me hacen entrevistas soy como un político”; mientras sostenía un discurso preparado, el argentino fue sincero con los espectadores al comentar que realmente prefería llevar un charla más casual.

Y así fue, entre bromas y una indudable sencillez, Mordzinski narró el inicio de su historia en la fotografía.
A corta edad viajó a París y se dedicó al estudio del cine, sin minorizar jamás su amor por la literatura y la fotografía.

El artista compartió diversas anécdotas de gran valor personal, entre ellas su primer enlace con el autor de Rayuela, Julio Cortázar.

Al preparar su primera exposición se dio a la búsqueda del escritor argentino en el directorio telefónico, lo que, según cuenta, causó en él una grata sorpresa, pues al tratarse del mismo Cortázar dudaba que apareciera en la lista, pero en efecto, al responderle tras dos intentos le dijo:

“Hola Julio me llamo Daniel, no soy nadie, pero mañana inauguro mi primera exposición y sería el pibe más feliz del mundo si vinieras… y vino”.

Sobre dicha experiencia, el fotógrafo afirmó:

“Julio no fue el primer escritor que he fotografiado en mi vida pero, sí el que más ha marcado mi vida“.

Al transcurrir el tiempo, Mordzinski llevó a la plática el recuerdo de su padre, quien hace años no logra recordarlo por su estado de salud, y debido a ello se encuentra en un geriátrico.

Sin embargo, guarda en su memoria el momento en que se reencontró con objetos de su infancia al visitar el edificio en que pasó su niñez en Buenos Aires, Argentina. Entre ellos una edición de Rayuela y su primera cámara fotográfica, obsequiada por su madre; al mostrar esta última a su papá, él, logró identificarlo.

Otro grande de la literatura salió a relucir en la charla, Jorge Luis Borges, quien en la conversación previa a fotografiarlo, le hizo “sentir realmente bien, como si el inteligente y erudito fuera yo, y Borges el joven estudiante; eso es parte de su genialidad”.

Entre varios relatos, el fotógrafo de los escritores compartió una recopilación de sus retratos hechos a autores mexicanos, entre los que estaban Ignacio Padilla, Fernando del paso, Octavio paz, Paco Ignacio Taibo I, Jaime Sabines, Valeria Luiselli, Carlos Fuentes y Juan Villoro.

Posterior a esto, no dejo pasar la oportunidad de interactuar con los jóvenes y amantes de la fotografía.

Finalmente, el escritor dijo para Imagen que en  sus 40 años de busca literaria y fotográfica, ha llegado tarde a la vida de muchos grandes, pues murieron antes de poderlos retratar, sin embargo está feliz con los momentos en que ha tenido suerte, pues intentar retratarlos a todos...

“sería más una guía telefónica que un trabajo personal; cuantos más escritores retraro, más me faltan por retratar, y eso es lo bonito, la infinitud de mi propuesta”.