×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Arterias
Más Jazz
Alvaro Octavio Lara Huerta 22-07-2015 20:56 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Archivo / El festival de blues y Jazz es un producto cultural joven.
Nada más sensual que una copa a media luz al ritmo de jazz. Hace algunos días se presentó el octavo Festival de Blues y Jazz, y aunque no es un evento de multitudes y de gran escaparate, es uno de los encuentros artísticos más importantes que tiene la ciudad.

El jazz en la actualidad goza de un status y un público selecto. Nadie pensó que este estilo musical perduraría y evolucionará de tal manera que se convertiría en referente universal de la música, hechizando a los cinco continentes y empapando cada disciplina artística.

Una de las influencias más importantes que ha tenido esta música es en mi favorita, la literatura, imposible pensar en el gran legado de Cortázar y Rayuela sin el jazz de por medio o las extraordinarias narraciones de Murakami sin los acordes jazzísticos que acompañan en cada obra.

El jazz nace con un fuerte contenido ideológico y humano en Estados Unidos a principios del siglo 20, con fuertes influencias de la música religiosa, la antigua música folclórica norteamericana, canciones y danzas de esclavos de origen africano, piano del ragtime, bandas callejeras a la orilla del río Misisipí.

Al principio, fue considerado como música del bajo mundo, llena de implicaciones eróticas, vulgares y agresivas, baratas y poco estéticas.

Cuando se populariza en toda la unión americana, mediante la música de orquesta y la aparición en varias películas, se transformó en una expresión nueva, liberadora y sin inhibiciones. La época de oro del jazz había llegado con grandes voces inmortales y las inolvidables Big Band´s.

Para los años 60 se populariza el estilo libre, lleno de energía y rodeado de eclécticas improvisaciones, con la llegada del rock se fusionan más los acordes e instrumentos lo que hace una música más compleja y evolucionada.

En la actualidad, el jazz tiene diversos géneros, todos ellos vivos y con fuertes exponentes.

Además, la red de festivales de jazz incluye casi todos los países del mundo, en donde se incluyen a las ciudades más importantes, las que tienen un fuerte apoyo a este estilo musical que rebasa fronteras, razas y gustos.

En México, el jazz ha cumplido sus primeros 100 años y uno de los encuentros que destacan por su antigüedad es el Festival de Jazz y Blues de Zacatecas, que ha tenido entre sus protagonistas en años anteriores a grandes leyendas internacionales, el que este 2015 cumple ocho años y sigue siendo uno de los productos culturales más jóvenes que ofrece nuestro estado, es uno de los que más potencial goza gracias a la temporada y al público específico que atiende.

En cada festival, el foro queda pequeño para los asistentes, además diversificar las presentaciones ayudaría a darle un giro más amplio y evolucionar este espectáculo. Del 13 al 29 de agosto Zacatecas se convertirá en un escenario privilegiado al albergar un vasto programa musical.

El apoyo a este tipo de proyectos realmente abona al turismo que se quiere desarrollar en Zacatecas, el cultural.

La evaluación del potencial de cada uno de los festivales, para determinar su crecimiento, es una tarea pendiente, ya que hay algunos que por su excepcionalidad pueden posicionar a Zacatecas como un verdadero referente cultural ( Festival de Teatro de Calle y Festival de Jazz) es fundamental realizar el seguimiento de cada uno de estos productos así como el comparativo a nivel nacional para encausar los presupuestos. Por lo pronto queremos más jazz.