×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Fragmentos
Las cuentas claras
Sergio Martín Moreno 11-10-2016 22:16 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




La deuda del sector público será 50.5% del producto interno bruto (PIB) al fin de 2016. En 2007 este porcentaje fue 29.1% del PIB, el más bajo observado en muchos años. La aceleración del endeudamiento se debe en gran medida a una política fiscal relativamente expansionista para contrarrestar la crisis de 2008-2009. En el sexenio de Felipe Calderón la deuda aumentó 8 puntos porcentuales del PIB, mientras que en la presente administración habrá aumentado aproximadamente poco menos de 13 puntos porcentuales del PIB para 2018, suponiendo que se cumplan las proyecciones gubernamentales de ligera disminución  de la deuda en 2017 y 2018. 

Además de la instrumentación de la política contracíclica, la deuda se ha incrementado por otros factores.
Uno importante es que la depreciación del peso hace que la deuda externa en  dólares cuando se pasa a pesos incremente su monto, aun cuando no haya endeudamiento adicional en esa moneda. Nuestro cálculo es que hay alrededor de 4 puntos porcentuales del PIB que se deben a este fenómeno.

Asimismo, hay un incremento de deuda por la asunción de pasivos laborales de Pemex y CFE por alrededor de 1.5 puntos porcentuales del PIB. Este aumento se da para ir cubriendo contingencias que en futuro se iban a tener que cubrir con recursos fiscales. El asumirlas o reconocerlas ahora proviene de un acuerdo con estas empresas para lograr ahorros en ellas que compensen en parte este endeudamiento. En otras palabras, hoy se está enfrentando un problema de deuda que no era transparente como tal.

Todavía faltan por reconocer otros pasivos laborales de estas empresas y otras instituciones y será necesario seguir en la austeridad y ejercer el gasto con una mayor eficiencia y calidad. Simplemente, el monto de deuda no debe crecer más y si disminuir si queremos reducir el llamado riesgo país.