×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



De mis apuntes
La Clínica Médica Obrera de Fresnillo 
Carlos López Gámez 04-03-2016 20:24 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




En su tiempo se difundía que en este centro hospitalario era el primero, de su género, en América Latina. El fundamento tenía su sustento: se construyó a iniciativa del gremio minero de la región que fue totalmente respaldada por el gobierno del Estado. La cobertura de servicios comprendía  principalmente a los trabajadores de mina y familias; a la vez atendería a personas carentes de recursos.

El establecimiento de esta institución fue la respuesta que los mineros organizados dieron a la presión que pretendías ejercer sobre ellos la empresa The Fresnillo Company al modificar arbitrariamente el contrato colectivo de trabajo. Lo anterior ocurrió en el mes de abril de 1934.

Las pretendidas reformas a varias cláusulas del citado contrato se referían a la decisión de retirar a sus trabajadores del servicio médico en enfermedades no profesionales, determinación que alcanzaba a su familias, a pesar de que la atención médica para ellos no era totalmente gratuita, pues se compensaba con horas extras, la cuales eran pagadas como si fueran jornadas regulares.

Independientemente a lo anterior se aplicaron otras medidas extremas, entre ellas desocupar a 40 obreros bajo el pretexto que padecían supuestas enfermedades.

El gremio minero de la localidad de inmediato protestó con energía lo que consideraban que violentaba ostensiblemente sus derechos laborales, incluso lesionaba a sus familias.

La Cámara de Trabajo de Zacatecas dio inmediata respuesta a los reclamos de los mineros y decidió defender sus derechos.

La situación tomó derroteros que presagiaban otras consecuencias impredecibles, lo cual obligó al Gobernador del Estado, Gral. Matías Ramos a intervenir de inmediato, dialogando en primera instancia con los obreros y después con la empresa.

A raíz de la conversión con los líderes mineros de Fresnillo, el mandatario estatal dispuso la instalación de una clínica médica para los obreros y familias, decisión que de inmediato fue respaldada por las tres más poderosas organizaciones de trabajadores mineros de la región, entre ellas el Sindicato Minero 1º de Mayo de Fresnillo, el 5 de Febrero de las Noria de San Pantaleón y el Industrial de Obreros Mineros de Zacatecas.

El compromiso de los sindicatos mencionados fue el de aportar recursos monetarios para la obra en cuestión, el Gobierno del Estado proporcionó la mayor parte del presupuesto contemplado para el centro hospitalario regional, el cual se instalaría en Fresnillo. El lugar asignado vendría a ser un lote en la acera sur de la Plaza de Armas (Jardín Madero).

La participación de los mineros de Fresnillo, en este caso, juntamente con los de San Pantaleón y Zacatecas, se calificó por la sociedad como ejemplar. Ellos aportaron un día de salario en los meses de junio y agosto de 1934, además aportaron una cuota extraordinaria de 2.50 en febrero de 1935 para surtir la Botica.

El primer director fue el doctor Javier García Luna. La institución contaba con administración, consultorio, sala de diatermia, sala de espera, sala de curaciones, rayos x, departamento infantil y botica. Dejó de funcionar a mediados del siglo pasado al construirse el Hospital Miguel Hidalgo también para servicios de mineros y familias.

Justo es citar el origen de los sindicatos mineros que fueron el factor determinante para que contaran con un centro hospitalario de acuerdo a sus demandas. Por ejemplo: el sindicato 1º de Mayo data del mes de julio de 1919. Se relaciona con la Sucursal 26 de la Unión Mexicana de Mecánicos y Similares, a la cual se le integraron posteriormente los sindicatos de obreros y oficios varios, dando origen el 20 de agosto de 1933 al Sindicato Industrial de Empleados y Obreros Mineros 1º de Mayo.

Por su parte el Sindicato Industrial de Mineros de Zacatecas se fundó el 10 de septiembre de 1933 a iniciativa del líder Mauro López a quien apoyó totalmente al Grupo Sindicalista Alma Obrera, Agrupación considerada de mayor tradición y fuerza del movimiento organizado, alcanzando su reconocimiento hasta el 5 de marzo de 1934, dos meses después se unió a la Unión de Mecánicos y Similares.

Del sindicato de 5 de Febrero de la Noria de San Pantaleón de Sombrerete podemos decir que la empresa Inversiones Oro les brindó el apoyo requerido y así se sumaron al proyecto relativo a la institución médico asistencial para trabajadores mineros y familias.

Como una especie de colofón: las organizaciones mineras citadas para lograr el proyecto tuvieron que luchar en contra de otros intereses que se involucraron indirectamente y que pretendían impedirlo a toda costa durante la lucha.