×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



?Impulsa Peñoles escuela con programa de robótica
Redacción 02-05-2016 21:00 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Archivo / La escuela ha tenido mayor proyección y demanda de ingreso.
Enclavado en una de las zonas más problemáticas de Gómez Palacio, Durango, el CBTIS 159 se asoma como una isla donde jóvenes entusiastas encuentran un lugar para desarrollar su potencial.

A través de su programa de robótica, la preparatoria pública no sólo se ha dado a conocer localmente, sino que ha puesto su nombre en alto durante competencias a nivel nacional e internacional durante los últimos cinco años.

Con recursos limitados, pero con ilusión y esfuerzo, los estudiantes del CBTIS 159, provenientes de colonias populares y comunidades ejidales, demuestran constantemente que no existen imposibles, al derribar muro tras muro mediante su empeño.

Los jóvenes han sido apoyados por la minera Peñoles en esta travesía, que ya ha visto cómo varios de los integrantes del taller de robótica han partido de las aulas del CBTIS 159 hacia universidades de prestigio. 

“Todo empezó con una invitación del Grupo Peñoles; se nos explicó que se tenía qué hacer un robot y que
se tenía que mandar a Estados Unidos para concursar en FIRST… era todo lo que sabíamos, no teníamos idea de cómo había que hacer esto”, recuerda la maestra Sandra Nydia Chávez tutora del equipo de robótica del CBTIS 159 desde 2012, año en que inició el viaje junto a otras preparatorias de La Laguna.

“Nos dieron seis semanas para hacer el robot. En ese entonces cometimos varios errores y el kit de construcción nos llegó tarde y tuvimos qué hacer todo en cuatro semanas… pero después fuimos a nuestro primer regional a Dallas, Texas, gracias al apoyo total de Peñoles, que nos respaldó con todo”, explica la maestra Chávez, quien, junto a madres de familia y alumnos, trabaja incluso en los periodos vacacionales en post del proyecto y mejores resultados.

Los robots cambiaron todo

Antes de 2012, por sus características de ubicación y recursos, el CBTIS 159 era una de las preparatorias públicas con menor demanda de ingreso; el equipo de robótica, los robots, han cambiado la tendencia.

Maestros, directivos y padres de familia coinciden que el equipo de robótica es lo mejor que tiene la escuela, lo que ha provocado que este año escolar, por primera vez en su historia, se haya tenido que elegir entre los aspirantes a ingresar. 

“Todo es por los robots, por la imagen que nos ha dado este esfuerzo y las participaciones en los concursos; la pasión que despiertan ha hecho que ahora hasta tengamos alumnos de Torreón (Coahuila) que vienen exclusivamente llamados por los robots” explica la maestra Chávez.

“Mi hijo era un muchacho inseguro, con muchas ganas de aprender, pero no sabía cómo usar lo que sabía ya cuando desarmaba y armaba cosas, hasta que llegó aquí y, además de aprender, se volvió más seguro, ordenado y amable”, confiesa María Antonia, madre de uno de los miembros del equipo de robótica. 

Y es que el competir a nivel local con escuelas privadas con muchos más recursos y talleres sofisticados suele mermar la confianza de los estudiantes del CBTIS 159

“Al muchacho, el programa de robótica le deja muchas cosas a nivel humano y educativo; aquí los maestros le damos lo mejor que tenemos, pero a veces se sienten menos que las escuelas privadas, por ejemplo cuando llegamos a las “cascaritas” que organiza Peñoles, pero la verdad es que cuando ven que su trabajo es igual o incluso mejor que el de otras instituciones, ellos valoran su trabajo y se la creen, crecen”, añade la maestra Chávez, quien comanda a 12 muchachos que permanecen en busca de sus sueños. 

Y que no sólo deben cursar sus materias normales y pertenecer al equipo de robótica, sino que también participan en rifas, eventos y ventas varias para costear los constantes viajes que realizan.   

En medio del desierto

Ubicado en una zona conocida por sus salinas, el Centro de Estudios Técnicos de Laguna del Rey, en el municipio de Ocampo, Coahuila, durante 22 años ha recibido a jóvenes de comunidades mineras que llegan hasta acá buscando superarse y tener mejores oportunidades de trabajo.

Son muchachos que participan en un programa de desarrollo que impulsó la empresa Peñoles para contar con técnicos capacitados en sus unidades mineras en varios estados del país, como Chihuahua, Sonora, Zacatecas, Estado de México, Coahuila, Durango y Guerrero.

También ellos han participado en la competencia de robótica, esforzándose para cumplir con sus compromisos escolares diarios y además, dedicarle muchas horas de trabajo al diseño, construcción y programación de su robot. 

Miguel Ángel Salazar, un estudiante, destaca la importancia de la tecnología en el plantel.