×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Cosas de Jerez
En el invento de la democracia, les faltó mucha imaginación 
Javier Torres Valdez 18-04-2016 20:36 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Desde que nuestro país decidió incursionar en la praxis política de la democracia, luego de los fallidos intentos nacionales y extranjeros de formar un imperio, se diversificaron los modos de obtener votos, en forma tal que ni los que inventaron el principio del “gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo se imaginaron”.

Es más, de hecho cada partido tiene su particular sistema de abonar el terreno de la democracia con diferentes modalidades para buscar adeptos y para enriquecer las urnas y obtener el triunfo.

He conocido tiempos en que las elecciones se ganaban con tortas y refrescos, tantas tortas, tantos refrescos equivalían a tantos votos, en forma casi simultánea surgieron los acarreos las cosas no han cambiado y hoy casi todos los partidos utilizan los mismos sistemas, solo que las tortas se han vuelto dinero en efectivo, láminas, despensas, apoyos para las fiestas de la comunidad, etcétera.

En los últimos años Benjamín Medrano, en sus tiempos de presidente municipal de Fresnillo obtuvo popularidad organizando la feria, con espectáculos que a veces ni las ciudades grandes presentaban, ello le ayudó mucho para lograr una diputación federal.

Algunos panistas con ojo avizor copiaron el sistema y esperan en las próximas elecciones obtener
resultados positivos, solo que, el factor tiempo está en contra, pues difícilmente podrán lograr tener obra pública por el tiempo que durarán en las presidencias municipales que obtengan.

Sucede que con dos años de ejercicio administrativo, menos los seis meses en que estarán luchando de nuevo por la reelección, menos los recursos que utilizarán en pagar adeudos de pasadas administraciones, no tendrán tiempo, ni dinero para ganarse al pueblo con obras o espectáculos masivos.

La forma más socorrida y la que menos cuesta, es la de prometer los milagros que ni los santos cumplen, por los pedimentos absurdos a que son sometidos.

Está demostrado que entre más beneficios personales se obtengan de los gobiernos, más se les exigirá, más se les pedirá, por ello, cuando los políticos reciben peticiones, no solo prometen cumplirlas, sino que le agregan otras más, en las que ni siquiera los posibles electores habían reflexionado.

Hay quienes de la política han hecho un modo de vivir y les resulta absurdo imaginar otro sistema de vida y los que de la política reniegan, suelen hacerlo por dos motivos, por estar a punto de salir o por no haber podido entrar.

En la vida de los pueblos han existido políticos que se han hecho notorios hasta por su sistema de robar, como el actual alcalde de San Blas Nayarit, que admite que robó, pero “poquito” y exige el mérito de que se le reconozca por tener vergüenza y aceptarlo.

Los pueblos mexicanos han enriquecido su historia con políticos de todo tipo: broncos, sencillos, sinceros, trabajadores, mal hablados, vulgares, pintorescos, manirrotos, mentirosos, badulaques, sin faltar aquellos que son más falsos que un billete de siete pesos.

Las facetas de la condición humana son infinitas, como infinitas pueden ser las artimañas para ganar las elecciones y luego ganar el dinero que hubiera sido difícil obtener de otra manera.

La frase aquella del presidente caballero, Adolfo López Mateos, resulta certera, cuando se recuerda que “los pueblos tienen los gobiernos que merecen”.

Así que: “No le busque tres pies al gato sabiendo que tiene cuatro”.